);

La Contraloría General de la República dio a conocer más irregularidades durante la gestión de Patricia Samudio.

 

Informe presentado por la CGR confirmó que las mascarillas N95 donadas por Petropar al Ministerio de Salud –durante la gestión de Samudio-, se encontraban vencidas. Además hubo sobreprecios en la compra de las mismas.

El documento, que consta de 54 páginas, incluye varias observaciones sobre las compras realizadas por la petrolera estatal desde que se declaró la emergencia sanitaria para luchar contra el Covid-19.

En su mayoría la compras fueron insumos médicos.

Entre los puntos cuestionables, la CGR señala que la adquisición de ciertos equipos y productos, que para Samudio eran “necesarios para mitigar la propagación del virus”; no lo eran. Es decir, que no se enmarcan dentro de una situación de “urgencia impostergable”, como alegaron desde la entidad en ese momento.

Los productos adquiridos fueron:

*60 tanques de 1.000 litros

*30 pallets de madera

*15 termómetros láser

*400 mamelucos descartables

*100 media máscara para 2 cartuchos

*3.000 máscaras faciales (mascarillas) tipo N95

*5.000 botellas de agua tónica

*1.000 bidones de 5 litros

*5.000 bidones de 10 litros

*200 lentes protectores

*20 guantes de nitrilo

Por los mismos, desde Petropar gastaron un monto total de G. 359.700.000. La empresa elegida para realizar dicha compra fue SOLUMEDIC S.A.

Además, el informe de la CGR indica que los documentos que fueron presentados por la petrolera “no han justificado plenamente como algunos de los ítems adquiridos contribuyeron para el combate efectivo del COVID-19”. Como ejemplo señalan que la compra de agua tónica – también adquirida a precio superior a su valor de mercado- no tenía fundamento técnico ni científico sobre el por qué sus propiedades contribuirían al combate contra el coronavirus; argumento que sostuvo Samudio antes de renunciar.

Otra observación del informe de la CGR manifiesta que los equipos y productos adquiridos de SOLUMEDIC S.A. no cuentan con documentos que respalden la distribución o entrega de los mismos a los funcionarios de Petropar. El valor asciende a unos G. 81.366.000.

También se hace referencia a los sobreprecios: el valor de mercado y el valor adquirido varían muchísimo.

Por ejemplo, el precio unitario de cada botella de agua tónica es de G. 1.500, mientras que Petropar las adquirió a G. 5.000; en el caso de los termómetros láser, su precio por unidad es de G. 450.000, mientras que la institución los compró a G. 1.600.000. En lo que respecta a los tapabocas N95, el precio en el mercado es de G. 25.000, precio menor a los G. 38.000 que pagó la petrolera.

Mascarillas vencidas.

Una de las observaciones más contundentes del informe es la confirmación que las mascarillas tipo N95 adquiridas por Petropar se encontraban vencidas. Esto se pudo determinar luego de  hacer una verificación in situ en el depósito de Villa Elisa.  Se constató que las mismas vencieron el 23 de diciembre del año 2017.

2000 de estas mascarillas fueron entregadas al Ministerio de Salud Pública, como donación de Petropar. Pero, lo extraño es que las fechas no coinciden.

De acuerdo a los datos recabados durante la auditoría, la entrega a la cartera sanitaria se llevó a cabo en fecha 19 de marzo del 2020, siendo que en el Acta de Recepción de la empresa SOLUMEDIC S.A. aparece como fecha en la que se recibieron estos productos el 27 de marzo del 2020, unos 8 días después.

Advertencia

Tras las auditorías, la CGR manifestó que para las próximas adjudicaciones, Petropar deberá asegurarse de “cumplir con todos los procedimientos establecidos en la ley y reglamentos emitidos por el órgano rector de las contrataciones públicas del país”.

E insta a realizar sumarios administrativos en la institución con el fin de deslindar responsabilidades.

Samudio imputada

Cabe remarcar que en el marco de esta compra la ex titular de Petropar, Patricia Samudio, fue imputada la semana pasada por lesión de confianza.