);

El sector de la oposición de la Diputados no descarta la posibilidad de presentar un nuevo intento de lograr la pérdida de investidura del legislador colorado.

Al respecto, la encuentrista Kattya González, una de las impulsoras de la destitución de sus colegas, afirmó que Cuevas sigue siendo diputado pero que al mismo tiempo no puede ocupar su curul debido a que tiene un arresto domiciliario debido a un proceso que afronta.

“Cuevas está sustituido por el problema judicial que tiene, no puede ejercer su función de diputado, está sustituido porque tiene prisión domiciliaria. O le restituimos o le sacamos, pero no puede estar en el limbo; si se le da permiso para trabajar ya sería el acabose”, informó el portal digital ADN.

INTENTOS FALLIDOS

La oposición ya intentó someter al proceso de pérdida de investidura a los oficialistas Miguel Cuevas y Ulises Quintana, y el liberal Carlos Portillo; sin embargo, no prosperó ninguna de las iniciativas.

En tal sentido, la diputada González sostuvo que en el caso de Miguel Cuevas considera que existen los suficientes argumentos para volver a insistir con la pérdida de investidura, por uso indebido de influencias. En ese sentido, indicó que el legislador de Paraguarí está acusado de enriquecimiento ilícito, lo cual fue acumulado gracias a la utilización de recursos públicos y su influencia política.

“Para mí, hay uso indebido de influencias, fehacientemente comprobado. El que haya sido procesado, que haya actuado de manera deshonesta y se haya enriquecido ilícitamente. Porque eso es lo que pasó, en este país estamos llenos de delincuentes. El uso de fondos públicos, de redes políticas, de mafia en el poder. No podemos eludir el ser jueces de nuestros pares”, puntualizó en comunicación con la 730 AM.

Miguel Cuevas es investigado por presuntas irregularidades que cometió cuando se desempeñaba como gobernador del departamento de Paraguarí.

El fiscal Luis Piñánez imputó y solicitó prisión para Cuevas por enriquecimiento ilícito, tráfico de influencias y declaración falsa. Según el acta de imputación, la Fiscalía verificó la cuantía de ingresos que recibió Cuevas en el período investigado, desde el 2009 hasta el 2019, lo que arrojó como resultado la suma de G. 5.734.307.036, monto que no podría justificar como percibido de forma legal en su totalidad. El legislador estuvo preso desde el 14 de febrero y el 17 de setiembre pasado fue beneficiado con arresto domiciliario.