);

Se instaló la carpa de la resistencia en donde las personas que dependen de forma directa de las ollas populares exigen al presidente Mario Abdo Benítez el veto total o parcial de la Ley de Consolidación Económica y Contención Social. El Congreso recortó 5 millones de dólares contemplados para este rubro.

“Es una instalación de carpa indefinida y vamos a estar ahí hasta que el presidente vete parcialmente el proyecto en donde están recortando fuertemente lo que es el presupuesto para lo que serían las ollas populares. Hace 1 año y 6 meses siempre nos manejamos con insumos, nunca llegó dinero a nuestras manos”, indicó a través del programa “Fuego cruzado”, emitido por el canal GEN.

Añadió: “El que nos proveyó los insumos es la SEN, no se llegó a tocar dinero y tampoco hablamos de que queremos recibir cheques o dinero para hacer nosotros las compras. Ellos deben comprar los insumos y que lleven a nuestras ollas y ahí cocinamos, siempre nos manejamos de esa manera”.

Por otra parte, Samaniego mencionó que remitieron cartas a las autoridades del Ejecutivo y el Legislativo con la finalidad de encontrar una solución inmediata al conflicto, pero que hasta el momento no lograron obtener una respuesta.

“No, no tuvimos ninguna conversación con nadie. Nosotros mandamos nota al Poder Ejecutivo y Legislativo, pero hasta ahora no tenemos respuesta. Nosotros por día cocinábamos con 2 kilos de carne para 150 a 100 personas, hubieron veces que fueron menos porque no teníamos la capacidad de conseguir más y los insumos que venían de la SEN nunca fueron en cantidad, tenían 6 pollos, 10 kilos de carnaza y 30 kilos de puchero, si nosotros utilizábamos como debía ser, esa cantidad es para una semana, pero llegaba cada 15 o 22 días”, afirmó.

“Nunca fue suficiente para las necesidades que hay”

Agregó también que por más que recibían la asistencia del Gobierno para llevar a cabo las ollas populares, nunca fueron suficientes, sosteniendo que en diversas ocasiones se vieron obligados a recurrir a otras actividades para paliar la carencia de los alimentos.

“Para los días que faltaban, teníamos que hacer ventas de ropas, ferias, panes, dulces, tortas, miles de maravillas para sostener estas ollas. Teníamos que ir por ejemplo al Mercado 4 a pedir verduras podridas para llevar a nuestras casas, para hacer conservas, congelarlas. Por más que había un presupuesto para ollas populares, nunca fue suficiente para las necesidades que hay en las comunidades”, refirió.

“Le invitamos que vaya al Bañado a ver la realidad”

Por otra parte, lamentó las declaraciones del diputado del Partido Patria Querida, Sebastián García, quien se mostró en contra de las ollas populares. Al respecto, la mujer afirmó que se está hablando de algo tan básico como el derecho a acceder a la alimentación de varios ciudadanos en condiciones vulnerables.

“Le digo que hace un 1 año y 6 meses que estamos con las ollas, en donde ningún político se acercó a nosotros y, si lo hacían, cortábamos nosotras con eso. Esto es una cuestión de humanidad, estamos hablando de algo tan básico que es el derecho a la alimentación. Nosotros somos trabajadores informales, le invitamos que vaya al Bañado a ver la realidad. La alimentación está siendo pisoteada y ese derecho nunca fue un derecho”, sentenció.

Lea también: Ley de tránsito: bajan parámetros de alcoholemia pero rechazan suspensión de barreras

Por otra parte, el ministro de Desarrollo Social, Mario Varela, adelantó que para el 2022 la cartera tendrá un recorte de 1% en su presupuesto, pero el cual no estará afectando a los programas sociales.

“Comparando el presupuesto 2021 y 2022, se tiene un reajuste del 1% menos, pero en los programas sociales prácticamente no se tuvieron reducciones, es casi igual. Se habla aproximadamente de 96 millones de dólares para el próximo año”, dijo.

En cuanto al conflicto de las ollas populares, en comunicación con el diario La Nación había sostenido que el presidente Mario Abdo Benítez terminará por vetar parcialmente el proyecto de ley.

“En el caso de las ollas populares se creó una ley; 10.000 millones (de guaraníes) más 2.500 millones que se sumaron al presupuesto ordinario que ya teníamos previsto. Tuvo un desempeño interesante el pasado año. Se tuvo una cobertura importante, llegamos de enero a julio a 109.400 personas con 559.400 kilos de alimentos entregados a 864 organizaciones a nivel país”, puntualizó.