);

 

La firma EDR Construcciones todavía no pudo concluir la obra de ampliación edilicia dentro del Parque del Guairá, que inició en noviembre del 2019 y debía culminarse en cuatro meses, sin embargo, la Gobernación de Guairá ya pagó el 94% de la obra. El representante legal había ganado millones con obras facturadas como aporte gubernamental a una comisión vecinal en el departamento.

El 26 de noviembre del 2019 la Gober­nación de Guairá, a cargo de Juan Carlos Vera, dio la orden de inicio para la construcción de la amplia­ción edilicia dentro del Parque del Guairá, que fue adjudicada a la firma EDR Construcciones de Eduardo Agustín Duarte Rojas, por G. 1.419 millones. De acuerdo al pliego de bases y condiciones (PBC), la obra debía culmi­nar en 120 días, es decir, en marzo del 2020, pero hasta el momento no se concretó.

Ya pasó más de un año de la fecha prevista para la culmi­nación, aun así, la obra sigue sin acabar. No obstante, a pesar de esto la Goberna­ción de Guairá ya pagó G. 1.329 millones, que corres­ponde al 94% del total del contrato. Este medio intentó comunicarse con el titular de la gobernación, pero Vera no respondió a las llamadas ni a los mensajes.

Eduardo Agustín Duarte Rojas, contratista.FOTO:ARCHIVO
Eduardo Agustín Duarte Rojas, contratista.FOTO:ARCHIVO

En la obra actual aún se puede ver que permanece el vallado que cubre la zona de los traba­jos y que todavía no se cons­truyó el techo. Asimismo, las varillas siguen sin cargarse y tampoco se realizó el revoque de las paredes en el parque. Según denuncias acercadas a este medio, la obra está aban­donada hace un mes y no se ve a obreros dentro del predio.

De acuerdo con el PBC, la gobernación puede aplicar multas del 0,05% del monto total del contrato por cada día de atraso en los plazos de la ejecución total de la obra. El monto máximo de las multas es del 5% del monto del con­trato. En caso que se supere dicho porcentaje, la goberna­ción podrá o bien seguir apli­cando multas o rescindir el contrato.

Sin embargo, en la página de Contrataciones Públicas, no se ve que la administra­ción de Vera haya tomado alguna de estas determi­naciones. Todo esto resulta más escandaloso teniendo en cuenta que se trata de la firma EDR Construcciones, de Eduardo Duarte, contra­tista que manejó dinero de comisiones vecinales en la época de Rodolfo Friedmann en la Gobernación de Guairá.

El último pago que realizó la convocante fue de G. 54,8 millones y se registró el 26 de febrero de este año. Asi­mismo, los casi G. 90 millones de diferencia entre lo adju­dicado y lo pagado corres­ponderían a las retenciones. Por lo tanto, se podría decir que ya se pagó por toda la obra que lleva ya más de un año de atraso y en estado de abandono.

Apuraron pago, pero no la terminación.
Apuraron pago, pero no la terminación.

OTRO LLAMADO

EDR Construcciones tam­bién está detrás de otro lla­mado hecho por la Gober­nación de Guairá para construcción de empedrado en Villarrica por G. 1.325 millones, ya que mediante el acta de visita a la zona de obras de fecha 30 de abril de este año, al que accedió este medio se pudo corroborar que efectivamente Gabriela Isabel Aguilar acudió a la visita en representación de la firma EDR.

Cabe destacar que el pasado 20 de octubre del 2020, los mimados de Guairá, Eduardo Duarte, junto con su padre Agustín Duarte, ganaron un contrato de G. 700 millo­nes con la gobernación para “Empedrado en la ciudad de Villarrica y Paso Yobái”. Este último llamado también estaba salpicado de cuestio­namientos por el supuesto direccionamiento a favor de Duarte, ya que desde la gober­nación apuraron la visita in situ a la zona de obras, que era de cumplimiento obligatorio para los proveedores intere­sados en la licitación.

Esta visita se realizó solo dos días después de la publica­ción del llamado en el por­tal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP). Asimismo, EDR logró presentar una oferta casi imposible dentro de los precios de mercado ya que bajó el costo referencial de G. 880 millones en un 20,86%, una jugada usada por los entes para eliminar a la competencia y que luego es recompensada con adendas.

ANTECEDENTES

Duarte Rojas como su padre, Agustín Duarte, eran pro­veedores consentidos por el ex gobernador Rodolfo Fried­mann y acapararon licitacio­nes de obras durante la admi­nistración del ahora legislador en el cuarto departamento. Además, Agustín Duarte fue sindicado en un informe de la Contraloría General de la República como una de las personas que se adueñó de G. 3.700 millones que salieron de la Gobernación de Guairá para una comisión vecinal y que fueron utilizados teóri­camente para obras.