);

Los tres Poderes del Estado presentaron el Plan Nacional de Integridad, Transparencia y Anticorrupción (2021-2025).

. Los ejes están enfo­cados en el acceso a la infor­mación, compras públicas y concursos públicos.

“Hay seis ejes estratégicos que serán cumplidos con acciones, la construcción se dio con par­ticipación y compromisos asumidos por instituciones para el mejoramiento de los aspectos identificados como necesarios”, explicó el minis­tro Anticorrupción, René Fer­nández. El plan de acción pre­visto estipula evaluaciones de acuerdo a las debilidades encontradas y así fortalecer esos aspectos.

La forma de resolver los pro­blemas en las instituciones es lo que se enmarca, teniendo en cuenta las sanciones que se dan a las faltas cometidas. En este caso, recordó que este plan es una política pública del gobierno actual, en la cual “se encuentra fortalecer el sistema de sanción a con­ductas irregulares administrativas o penales de funcio­narios”, dijo. Esto teniendo a las instituciones responsa­bles de investigar los casos, al Ministerio Público y la Corte Suprema de Justicia.

RECURSOS ECONÓMICOS

Los medios económicos que se utilizan para desarrollar el plan no significaron un aumento de presupuesto y tampoco creación de nuevos cargos, ya que se ha recurrido a la partida presupuestaria de las instituciones involu­cradas en el Equipo Nacional de Integridad y Transparen­cia (ENIT), coordinado por la Secretaría Nacional Antico­rrupción (Senac).

La firma del decreto por parte del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, se dio en el Palacio de Gobierno con la presencia del titular de la Corte Suprema de Justicia, Alberto Martínez Simón, y el presi­dente de la Cámara de Sena­dores, Óscar Salomón, entre otras altas autoridades. Así se puso en marcha la iniciativa en coincidencia con el Día Inter­nacional contra la Corrupción.

El documento fue elaborado con el apoyo del Programa de Democracia y Goberna­bilidad de la Agencia de los Estados Unidos para el Desa­rrollo Internacional (USAID) implementado por el Centro de Estudios Ambientales y Sociales (Ceamso). También fue socializado y analizado con diferentes sectores como servidores públicos, organi­zaciones sociales, empresa­rios y otros estamentos.