);
El diputado colorado  espera la fecha de su audiencia preliminar. Su mujer e hijo ya fueron citados.
Recién ayer, el juez de la causa, Yoan Paul López, recibió la acusación del Ministerio Público, y más tarde la carpeta fiscal.

Sin embargo, el magistrado ya fijó las fechas para la audiencia preliminar para Nancy Florentín de Cuevas, acusada por presunto cobro indebido de honorarios, y para su hijo Enzo Cuevas, quien tiene pedido de sobreseimiento.

Con ello, la preliminar es para el próximo 22 de abril, a las 09:00, para ambos coprocesados.

Fuentes del Juzgado señalan que cabría la posibilidad de que se unifique la fecha y le fijen al diputado Miguel Cuevas la audiencia preliminar también para ese día 22 de abril, aunque depende del juez López, que ahora está de vacaciones.

Su interino, el magistrado de Garantías, Gustavo Amarilla, por ahora, espera el resultado del control de la carpeta fiscal con relación al diputado, específicamente, con todas las pruebas que justifiquen la acusación.

ACUSACIÓN. Casi a la medianoche del viernes, el fiscal Luis Piñánez había presentado acusación contra el diputado colorado, por los supuestos delitos de enriquecimiento ilícito y declaración falsa.

En su acusación, refiere que sumados las sumas percibidas por el diputado del Estado y de sus negocios, en el periodo investigado 2009 al 2019, totalizaron G. 5.734.307.036.

Sin embargo, dentro del mismo periodo, sus egresos llegaron a la suma de G. 7.439.622.171. Según el Ministerio Público, se observó una diferencia negativa de G. 1.705.315.135, los cuales no pudieron ser justificados por el legislador.

Asimismo, con respecto a la declaración falsa, el fiscal señala que se realizaron varias declaraciones juradas, y en las dos que realizó el mismo día, en el 2018, no apareció una supuesta deuda a su favor, por G. 4.460.000.000.

Incluso, el fiscal sostiene que citó al deudor que negó haber prestado ese dinero de Cuevas, por lo que dice que hubo declaración falsa.

Finalmente, en un adelanto de lo que pedirá en el juicio oral, el fiscal requirió el comiso especial, sobre los bienes del acusado.

Afirma que son bienes obtenidos en forma ilícita, lo que habilita el comiso especial por G. 5.594.429.490, sin perjuicio de que este monto sea mayor.

La defensa, por su parte, alega que la pericia del propio Ministerio Público dice que no hubo enriquecimiento, por lo que se sorprendió que el fiscal haya acusado y no pedido el sobreseimiento definitivo al juez. En la preliminar, se verá lo que ocurre.