);

El diputado añetete irá a juicio oral y público por los delitos de enriquecimiento ilícito y declaración falsa. Pero, el magistrado no tomará en cuenta las pruebas presentadas por la Fiscalía, las cuales determinarían la culpabilidad del legislador.

En el día de ayer, el juez Penal de Garantías, Yoan Paul López – durante audiencia preliminar – determinó que el diputado oficialista Miguel Cuevas deberá enfrentar juicio oral y público por los delitos de enriquecimiento ilícito y declaración falsa.  Aunque, decidió excluir las pruebas presentadas por el Ministerio Públicos, y sin ellas, no se podría mostrar la culpabilidad del legislador.

 

NO TOMAN PRUEBAS DE FISCALÍA.

Sorpresivamente – y por pedido del abogado de Cuevas, Guillermo Duarte Cacavelos, el magistrado decidió excluir  la pericia contable y del informe técnico presentado por el Ministerio Público, como elemento probatorio, los cuales son determinantes para demostrar los ilícitos cometidos por el diputado.

“Se hizo lugar para el incidente de exclusión probatoria que planteé, por lo cual se excluyó la pericia contable de la Fiscalía y se excluyó también el informe técnico de un veterinario”, dijo Cacavelos, y aseguró que al excluirse estas pruebas del Ministerio Público, se queda solo con la pericia que sostiene que Cuevas no se enriqueció ilícitamente;y que van por una absolución.

La defensa del diputado lo publicó en su Twitter: “Yoan Paul López excluyó el corazón de la acusación fiscal, la pericia contable de las pericias contables, con esto solo quedan las pericias que concluyeron que no existió enriquecimiento Ilícito del diputado Miguel Cuevas”.

Acusación:

La Fiscalía señala que entre el 2009 y el 2019 los ingresos percibidos por Cuevas totalizan G. 5.734.307.036, mientras que los egresos suman G. 7.439.622.171, por lo que hay una diferencia negativa de G. 1.705.315.135. Sobre la declaración falsa, alega que el político tuvo varias declaraciones juradas, donde declaraba deudas a cobrar que no existían.

El fiscal del caso, Luis Piñá­nez, llegó a la conclusión de que Cuevas logró ganancias indebidas, por lo que tam­bién solicitó el decomiso de G. 5.594 millones.­

 

Familiares.

La Justicia dis­puso que Nancy Florentín de Cuevas, esposa del diputado, sea beneficiada con la suspensión condicio­nal del procedimiento tras haber admitido el hecho. Para no ir a un juicio oral la acusada Florentín deberá donar la suma de G. 18 millo­nes al Ineram como reparación del daño causado y así desligarse del proceso penal.

Para el hijo,  Enzo Cuevas se admitió el sobreseimiento provisional.