);

Nuevos mensajes de Whastapp comprometen al ministro del MAG.

Tío, 364.600.000 hay que convertir en dólares. Con eso se paga todo el capital mío del depósito de hoy”, le dice Rodolfo Friedmann vía Whatsapp a su ex socio comercial Hugo Alexander Torales. Con varios otros mensajes se revela cómo operaba el entonces gobernador del Guairá en favor de la empresa Eventos y Servicios SA (ESSA) para definir los depósitos y posterior reparto del dinero que recibía de los contratos de las licitaciones del almuerzo escolar. Las fechas de los mensajes confirman que Friedmann era quien dirigía la empresa cuando se desempeñaba como gobernador. Según su ex socio comercial, el ministro aportó como capital operativo G. 1.700 millones y después se quedó con la empresa a través de otros prestanombres con quienes siguió ganando licitaciones en su condición de senador y ahora secretario de Estado.

Uno de los argumen­tos esgrimidos por la defensa del ministro de Agricultura y Ganadería, Rodolfo Friedmann, para intentar desvirtuar su par­ticipación activa en los nego­cios de la empresa ESSA de la cual era el principal capi­talista fue que los mensa­jes intercambiados con su ex socio comercial Hugo Alexander Torales fueron posteriores a su gestión como gobernador del Guairá. Sin embargo, entre los mensajes a los cuales accedimos hay varios chats que se dieron en el mes de noviembre del 2016.
El 14 de noviembre del 2016, cuando Friedmann estaba aún en el cargo de gobernador, le pregunta a Torales: “Tío, ¿pudiste hacer el depósito hoy?”. A lo que su socio le responde: “Sí, todo tío. Fui a llevarte la boleta y ya no te encontré. Ya está hablado con el gerente lo del dólar”. Friedmann le escribe otra vez: “Si, tuve que salir. Mandame la foto del depósito si tenés”. “Te envío cuando llegue a casa, tengo ahí”, vuelve a responder Torales y le envía unos minutos después la imagen de la boleta de depósito de dos cheques por más de 339 millones de guaraníes.
El 14 de noviembre del 2016, cuando Friedmann estaba aún en el cargo de gobernador, le pregunta a Torales: “Tío, ¿pudiste hacer el depósito hoy?”. A lo que su socio le responde: “Sí, todo tío. Fui a llevarte la boleta y ya no te encontré. Ya está hablado con el gerente lo del dólar”. Friedmann le escribe otra vez: “Si, tuve que salir. Mandame la foto del depósito si tenés”. “Te envío cuando llegue a casa, tengo ahí”, vuelve a responder Torales y le envía unos minutos después la imagen de la boleta de depósito de dos cheques por más de 339 millones de guaraníes.

En uno de ellos, de fecha 14 de noviembre del 2016, cuando Friedmann estaba aún en el cargo de gobernador, le pre­gunta a Torales: “Tío, ¿pudiste hacer el depósito hoy?”. A lo que su socio le responde: “Sí, todo tío. Fui a llevarte la boleta y ya no te encontré. Ya está hablado con el gerente lo del dólar”. Friedmann le escribe otra vez: “Si, tuve que salir. Mandame la foto del depósito si tenés”. “Te envío cuando lle­gue a casa, tengo ahí”, vuelve a responder Torales y le envía unos minutos después la ima­gen de la boleta de depósito de dos cheques por más de 339 millones de guaraníes. Tam­bién hay otros mensajes de fecha 18 de noviembre con otros mensajes relacionados al movimiento bancario efec­tuado desde la cuenta de la empresa ESSA.

En otro mensaje del 18 de noviembre del 2016 se leen escritos relacionados al movimiento bancario efectuado desde la cuenta de la empresa ESSA.
En otro mensaje del 18 de noviembre del 2016 se leen escritos relacionados al movimiento bancario efectuado desde la cuenta de la empresa ESSA.
“CON ESO SE PAGA EL CAPITAL MÍO”

En fecha 24 de noviembre del 2016, el entonces gober­nador del Guairá escribe: “Tío, 364.600.000 hay que convertir en dólares. Con eso se paga todo el capital mío del depósito de hoy”. Su socio comercial le res­ponde: “Espectacular. Te paso cuando confirme la operación”. Con esto se demuestra que Friedmann hacía regularmente aportes para capitalizar la empresa que se encargaba de pro­veer la merienda escolar a la gobernación que estaba a su cargo.

En otra captura de panta­lla del aparato telefónico de Torales se ve un mensaje de fecha 5 de diciembre del 2016 en el que se observa una imagen de la boleta de depósito bancario por un monto de G. 530.519.796; a lo que Friedmann le con­sulta: “¿Cuánto es lo mío ahí?”; y la respuesta es: “141.360.000”.

El 24 de noviembre del 2016, el entonces gobernador del Guairá escribe: “Tío, 364.600.000 hay que convertir en dólares. Con eso se paga todo el capital mío del depósito de hoy”. Su socio comercial le responde: “Espectacular. Te paso cuando confirme la operación”. Con esto se demuestra que Friedmann hacía regularmente aportes para capitalizar la empresa que se encargaba de proveer la merienda escolar a la gobernación que estaba a su cargo.
El 24 de noviembre del 2016, el entonces gobernador del Guairá escribe: “Tío, 364.600.000 hay que convertir en dólares. Con eso se paga todo el capital mío del depósito de hoy”. Su socio comercial le responde: “Espectacular. Te paso cuando confirme la operación”. Con esto se demuestra que Friedmann hacía regularmente aportes para capitalizar la empresa que se encargaba de proveer la merienda escolar a la gobernación que estaba a su cargo.

La firma contaba con toda la infraestructura para ello y con el respaldo financiero del actual ministro de Agri­cultura y Ganadería, quien aportó para el capital opera­tivo, lo cual le redituó millonarios beneficios, según lo relatado por el socio mayo­ritario Hugo Alexander Torales Viveros, quien apa­recía como representante legal de la empresa y fir­maba los contratos con el propio Friedmann, siendo este gobernador.

El 5 de diciembre del 2016, en el que se observa una imagen de la boleta de depósito bancario por un monto de G. 530.519.796; a lo que Friedmann le consulta: “¿Cuánto es lo mío ahí?”, y la respuesta es: “141.360.000”.
El 5 de diciembre del 2016, en el que se observa una imagen de la boleta de depósito bancario por un monto de G. 530.519.796; a lo que Friedmann le consulta: “¿Cuánto es lo mío ahí?”, y la respuesta es: “141.360.000”.

De la factura­ción, la gobernación emitía los cheques firmados por el propio Friedmann, que eran depositados en la cuenta de la empresa. Una vez deduci­dos los gastos, las utilidades se repartían en un 80% para el ex gobernador y un 20% para los socios de ESSA. El monto que correspondía a Friedmann era cambiado a dólares y depositado en una cuenta de la misma moneda. Estas operaciones eran per­manentemente monito­readas por el propio Fried­mann, quien solicitaba los datos sobre saldos y dispo­nibilidad después de cada operación.