);

En medio de la desesperante crisis sanitaria y la falta de vacunas para enfrentar la pandemia, el Jefe de Estado propone soluciones mágicas.

 

El Presidente Mario Abdo estuvo presente en la firma de contrato para la construcción del futuro hospital de Coronel Oviedo. Y, en extenso discurso, además de decir que “tiene esperanzas de que el coronavirus termine este año”, habló del amor:  “El amor, chamigo, va a salvar a la nación y al mundo. Lo importante es volver a querernos, a creernos y a tolerarnos”.

Así mismo, pidió que no se utilice la crisis sanitaria para hacer campaña: “Ya tenemos hoy una crisis sanitaria, eso deriva a una crisis económica y ojalá que eso no derive a una crisis polí­tica (…). No utilizar esta tra­gedia de la humanidad para construir un itinerario polí­tico y electoral. Ya va a llegar el momento en la democra­cia para debatir el futuro de las autoridades”, dijo el mandatario.

En relación a las vacunas, Abdo dijo que hubo un primer paso con la autorización que otorgó la entidad reguladora de México para utilizar las 100.000 dosis de vacunas de la India. “Buena noticia y ojalá que podamos tener vacunas para acelerar la inmunización de la población”; y pidió cumplir con las medidas sanitarias: “Si cumplimos las medidas, yo creo que vamos a dar un gran alivio a los héroes de blanco, el objetivo es poder regular el sistema de Salud para que todos los paraguayos puedan tener un trato eficiente y eficaz, y eso lo vamos a regular nosotros (la población), con nuestra conducta, respetando los protocolos”.

 

Cabe la pena recordar que cuando estalló la crisis y el pedido de juicio político para Mario Abdo y su vicepresidente, Hugo Velázquez, ambos permanecieron en silencio y sin aparecer por varias semanas.