);

Mediante una burda manipulación del Presupuesto General de la Nación (PGN) para el 2021, el Senado obvió la política de austeridad que el Gobierno pregona a los cuatro vientos.

La Cámara de Senado­res decidió aumentar los montos destinados para el pago de sueldos, agui­naldos y gastos de representa­ción previstos dentro del Pre­supuesto General de la Nación (PGN) del próximo año. A pesar de la actual pandemia por covid-19 que dejó múlti­ples problemas económicos y por la cual se implementó una política de austeridad dentro del sector público, los legis­ladores han manipulado a su antojo una vez más el dinero del pueblo.

Diferencias entre las distintas versiones del PGN 2021. Senado con autoaumento de G. 6.869 millones.
Diferencias entre las distintas versiones del PGN 2021. Senado con autoaumento de G. 6.869 millones.

Sin embargo, en la última versión del presupuesto ela­borada por el Senado se decidió elevar los montos previs­tos para el pago a funcionarios públicos. De esta forma se aumentó de G. 73.103 millo­nes para Servicios persona­les en a la versión original a G. 79.972 millones en la versión del Senado, una diferencia de G. 6.869 millones (9%) entre uno y otro.

Como se mencionó anterior­mente dentro de este aumento se contemplan los gastos de sueldos, de G. 41.401 millo­nes contemplados original­mente por el Ejecutivo y apro­bado también por Diputados se pasó a G. 47.475 millones en la versión de los Senado­res. Asimismo, el presupuesto para el pago de aguinaldo pasó de G. 4.201 millones a G. 4.729 millones; y el pago por gastos de representación incrementó de G. 2.623 millones a G. 2.878 millones.

Igualmente fue aumentado el presupuesto para los hono­rarios profesionales dentro del Congreso Nacional, que pasó de G. 3.342 millones en la versión de Diputados a G. 3.566 millones en la adapta­ción final del Senado. Como se mencionó anteriormente, estos aumentos contradi­cen la política de austeridad que viene manejando el dis­curso del Gobierno Nacional durante la pandemia de covid-19 que golpeó fuertemente al país en materia económica.

También esta manipulación del presupuesto viene acom­pañada de otros descontro­lados gastos fuertemente cuestionados que ha hecho el Legislativo recientemente, como el caso del crédito de US$ 25 millones que fue apro­bado por los senadores y que serán distribuidos por las organizaciones campesinas, no así a través del Ministerio de Agricultura y Ganadería como contemplaba la versión del proyecto de la Cámara de Diputados.

“La responsabilidad la tiene tanto el presidente de Dipu­tados como el presidente del Senado, son ellos quienes ten­drían que justificar la nece­sidad (del aumento) porque también hay una visión de los administradores de turno de qué es lo se va a hacer con los recursos”, expresó el senador Mario Martín Arévalo (ANR) miembro de la Comisión de Hacienda y Presupuesto de la Cámara Alta. Recordó que durante la administración de Blas Llano al frente del Senado se recortaron todos los gas­tos superfluos en consonan­cia con la Ley de Emergencia Nacional y que el Ministerio de Hacienda debe intervenir de ser necesario.

Por otro lado, este medio intentó comunicarse con el presidente del Congreso Nacional Óscar “Cachito” Salomón para conocer los criterios del generoso incre­mento pero este dijo que estaba en una reunión con miembros de la Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) y que devolvería la lla­mada prontamente. No obs­tante, el mismo ya no res­pondió a nuestras llamadas o mensajes.

MÁS FUNCIONARIOS SIN LÍMITES

Además de los aumentos del presupuesto, en el Senado tam­bién realizaron cambios den­tro del ámbito normativo del PGN 2021. En la versión de la Cámara de Senadores se modi­ficó el artículo 57 de la legisla­ción para permitir la contra­tación de nuevo personal sin autorización del Equipo Eco­nómico Nacional (EEN).

“El Poder Legislativo y el Poder Judicial contratarán de acuerdo con su disponibi­lidad presupuestaria, y con­forme a sus requerimientos sin necesidad de autoriza­ción del Equipo Económico Nacional (EEN) y de la Secre­taría de la Función Pública”, sostiene la versión del Con­greso. También, se cambió el artículo 58 donde se estable­ció que el Poder Legislativo podrá realizar promociones de cargos, con excepción de lo establecido en la Ley N° 1626/2000 “De la función pública”, por ende, el Con­greso podrá realizar promo­ciones sin necesidad de res­petar la ley impuesta para los demás entes públicos.