);

La CSJ rechazó las chicanas de la defensa de los imputados por falsificar y usar facturas falsas.

La Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, integrada por los ministros Carolina Llanes, Luis María Benítez Riera y Manuel Ramírez Candia, rechazó la casa­ción que presentaron Patri­cia Ferreira y Nidia Godoy, presidenta y directora de la firma Imedic SA, procesa­das por falsificar facturas de la firma Eurofarma, por lo que ambas serán convo­cadas nuevamente para una nueva audiencia de imposi­ción de medidas cautelares, en la que se definirá si las imputadas van a la cárcel de mujeres del Buen Pastor.

La defensa de las imputa­das recurrió a la máxima instancia judicial cuestio­nando la resolución del tri­bunal de alzada, que anuló la determinación adoptada por la jueza Lici Sánchez, quien otorgó el arresto domiciliario para las dos procesadas.

Luis María Benítez Riera, Carolina Llanes y Manuel Ramírez Candia
Luis María Benítez Riera, Carolina Llanes y Manuel Ramírez Candia

Ahora el expediente judi­cial deberá bajar a un Juz­gado de Garantías que pri­mero citará a Ferreira y Godoy para una audiencia de imposición de medidas cautelares y durante el desarrollo de la diligencia judicial definirá si ambas son beneficiadas con la libertad restringida o son trasladadas a la cárcel de mujeres del Buen Pastor.

IMPUTACIÓN

La imputación se basa en sospecha sobre la produc­ción y uso, en asociación criminal, de facturas y guías aéreas falsas utiliza­das para la importación de principios activos, medica­mentos al país y su comer­cialización no autorizada. Los fármacos son falsifi­cados.

El Ministerio Público detectó nueve facturas falsas de Eurofarma, que habría utilizado la empresa Insumos Médicos SA (Ime­dic) para importar medica­mentos de India y China.

Patricia Ferreira y su padre, Justo Ferreira, están impu­tados por el delito de con­trabando, producción de documentos y asocia­ción criminal, en la que el Ministerio Público solicitó la prisión preventiva de las personas, pero llamativa­mente se olvidó de pedir la orden de detención, por lo que con esa mano del fiscal Osmar Legal, padre e hija siguen presentando chi­canas y, a su vez, siguen en libertad.