);

Colorados oficialis­tas denunciaron la intención de insta­lar hechos de violencia en el Paraguay. Apuntan contra el sec­tor del Frente Guasu (FG), al efrainismo del Partido Libe­ral y a las organizaciones no gubernamentales (ONG).

Lo que está sucediendo en Latinoamérica asusta al centro del poder.

Tras una reunión con el man­datario Mario Abdo  los senadores de la bancada Añetete, Juan Carlos Gala­verna, Silvio Ovelar y Enri­que Bacchetta, manifes­taron que “se encuentran alerta” ante la intención de instalar temas conflictivos para soliviantar el ánimo de la ciudadanía. Del encuentro también participó su aliada Lilian Samaniego.

“Yo creo que estos secto­res de desestabilización tie­nen autores elementales en la ONG, una gran industria mundial para comer plata, invocando unas supuestas reivindicaciones porque no son auténticas. Creo que últi­mamente tiene un gran pro­tagonismo la gente del Frente Guasu, aunque no asuma públicamente, y algún sector del PLRA, el efrainismo, que sigue sin digerir su derrota rekutu en las presidenciales”, afirmó Galaverna.

Señaló también que debe ter­minar el pensamiento de que el intento de orden en la ciuda­danía es un acto violento. “La ideología de uno u otro sec­tor, de una u otra persona es absolutamente libre y tene­mos que asumir eso, pero eso llevado a que es violento despejar una ruta. ¿Acaso no es violento impedir la activi­dad de miles de ciudadanos paralizándolos?”, sostuvo.

Galaverna continúo diciendo que “ese cassette, ese disco o chip de que todo lo que signi­fica intentar poner orden en la ciudadanía es violento y todo lo que signifique atropellar el derecho de terceros no es vio­lento tiene que terminar”.

Por su parte, Bacchetta manifestó que están cons­tantemente informados de todas las situaciones que repercuten en el país y a nivel regional. “Estamos alertas. Nosotros sabemos que existen personas que quieren instalar hechos de violencia en nuestro país uti­lizando argumentos a veces falaces, ya que de forma per­manente se quieren instalar temas para generar conflic­tos con el fin de soliviantar el ánimo de la ciudadanía. No se habla específicamente de un juicio político, sino de conflictos sociales propios”, comentó.

En Chile ahora se vive un estallido social que ha dejado un lis­tado de víctimas y heridos tras las protestas por la situación económica y social, en donde la ciudadanía salió a las calles para reclamar. Actualmente, en dicho país se quejan de que sus sala­rios no les alcanzan para cubrir el costo de vida y un alto descon­tento por productos y servicios que son considerados esenciales a pesar de su crecimiento económico.

Al respecto, el presidente de la República, Mario Abdo Benítez, mencionó que existen proyectos regionales que buscan “contaminar” la sociedad, soli­citando a la ciudadanía estar unidos con la finalidad de hacer frente a las ideologías.

Mientras que Ecuador también, semanas atrás, fue escenario de protestas de indígenas ante el anuncio del retiro por parte del gobierno local del subsidio de transporte público.