);

Semana de movilizaciones. La Universidad de Asunción de paro. Docentes y Estudiantes cortan las calles exigiendo ser escuchados. Trabajadores del campo preparan un tractorazo en repudio al nombramiento de Rodolfo Friedmann frente al MAG. Y, por primera vez, la Policía no custodiará las manifestaciones: ellos también están huelga de “Brazos caídos”. Exigen la renuncia del Ministro Villamayor.

La crisis de in/seguridad lleva varios meses en Paraguay. Los reclamos se hicieron desde varios sectores: políticos, medios, ciudadanos; y , ahora se suman los mismo Policías.

Las autoridades siguen tapándose los oídos. La “Gente” muere dentro y fuera de la cárcel. El Ministro del Interior sigue aferrado a su cargo. Mario Abdo lo sostiene.

Durante los últimos días, la ola de inseguridad aumentó de sobremanera. La crisis carcelaria se extiende a la calle. No se puede salir sin temer ser asaltados o asesinados en cualquier esquina. Los ciudadanos tienen miedo. La policía también.

A los reclamos educativos; y por designaciones ineficientes; se sumaron – por primera vez- una movilización a nivel nacional de la Policía.

En el día de la fecha, desde la Institución convocaron a una huelga de “brazos caídos”, en reclamo de:

– Destitución del Ministro del Interior, Ernesto Villamayor
– Mejoras en seguridad (Recordemos que hace menos de una semana, un Crio. fue asesinado tras emboscada narco).
– Rechazar la propuesta del Mario Abdo, que pretende militarizar las calles, para frenar la inseguridad.

“Vamos a iniciar esta medida de fuerza hasta la renuncia del actual ministro del Inte¬rior, Juan Ernesto Villamayor, quien oprime, humilla y per¬sigue a la familia de la Policía. También reclamo al Gobierno Nacional la idea de militarizar la Policía con un proyecto de ley para arrebatar el poder al comando institucional. Ade¬más, rechazamos la intención de enmienda que pretende el ministro del Interior para dar atribuciones policiales a las Fuerzas Armadas de la Nación”, explicó el suboficial superior retirado Fermín de León Rojas. Y remarcó que necesitan un nuevo Ministro del Interior que “devuelva la paz a la familia de la Policía”.

Rojas le pidió disculpas a la ciudadanía; pero dijo que su reclamo es necesario para que “el Gobierno desista de su idea de militarizar el país”. “El ministro Juan Ernesto Villamayor busca arrebatar el poder al comando institucional y así también hay intención de presentar un proyecto de enmienda para dar atribuciones policiales a las Fuerzas Armadas de la Nación”, aseguró.

Así mismo, desde diferentes sectores políticos, piden la interpelación de Villamayor. Varios legisladores –hasta dentro del propio círculo político- coinciden que es momento que el Ministro de un paso al costado.
Pero la necedad y autoritarismo de Abdo, es más fuerte. Mientras sostiene a Villamayor en su cargo, incuba un crucial conflicto con la Policía Nacional; y no entiende que el mismo surge a causa de la ineficiencia y falta de liderazgo del Ministro del Interior.

Para el Jefe de Estado, la solución es militarizar Paraguay. Es decir, que las FFAA no tengan sólo la función de proteger al país de agresiones externas e internas; y los militares salgan a las calles con todo.
La Coordinadora Nacional de Policías Retirados y Familiares emitió un comunicado, en el que expresa su total rechazo a este proyecto. Para el gremio, la propuesta planteada por el Ejecutivo pretende “usurpar las atribuciones constitucionales y legales del Comandante de la Policía” además de arrebatar varias dependencias de la estructura organizacional, lo cual podría generar “una anarquía de consecuencias imprevisibles”.

Lo llamativo de todo esto es la incoherencia impune con la que se maneja el Primer Mandatario.

Si Abdo defiende y sostiene como positiva la gestión de Villamayor ¿Por qué propone militarizar el país?