);

El director del Instituto Republicano de Políticas Estratégicas (IRPE) del Partido Colorado, José Ocampos, lamentó que el gobierno del presidente Mario Abdo Benítez siga cabalgando en la “improvisación” con relación al costo de la tarifa de Itaipú y con miras a la renegociación del Anexo C de la entidad prevista para el 2023.

“Alguna vez, aunque sea en 1.000 años, debemos dejar de improvisar. Todo tiene un límite y más aún con adversarios que no improvisan. No se piden peras al olmo y por más de que trates, no sacarás trigo de la paja. Hay un preludio terrorífico para el Anexo C”, mencionó.

Ocampos se refirió también respecto a la decisión que asumió días atrás la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) de Brasil, que decidió aprobar una reducción provisoria del 11,89% de la tarifa producida por Itaipú.

La medida se aplicará desde el 1 de enero en el mercado brasileño, hasta tanto el Consejo de la binacional resuelva la tarifa definitiva para el 2022. La posición que asumió el vecino país equivale a la postura de reducir el precio de la tarifa, la cual es opuesta a la posición asumida por Paraguay.

“Brasil e Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores del Brasil) una vez más nos humillan. Vuelven a hacer un sondeo con la tesis de bajar el precio de la venta de energía derivada lógicamente de la disminución de la deuda de Itaipú que debería llegar a la totalidad en breve”, comentó.

En ese sentido, Ocampos sostuvo que no fue suficiente el conflicto que sacudió a la administración de Abdo Benítez a inicios de su gestión con la polémica desatada por la firma y posterior anulación de la denominada “acta secreta y traición a la patria”, acuerdo que terminaría siendo perjudicial para el Paraguay y motivó el pedido de juicio político desde el Congreso Nacional, tanto para Marito como su vicepresidente Hugo Velázquez.

“La actitud patriótica de los ingenieros Pedro Ferreira y Fabián Cáceres permitió conocer a magnitud la profundidad de la derrota y entrega. Es lo que exactamente iba a pasar a principios de este gobierno cuando fuimos todos tratados de pillos y peajeros”, refirió.

El colorado comentó que en ese entonces el gobierno brasileño “venía con el suficiente aceite para facilitar la velocidad de las conversaciones, pero se hizo público, los actores aludidos se mantuvieron firmes y el plan cayó, no obstante eso no significa que Brasil no insistirá con el tema”.

José Ocampos, director del IRPE del Partido Colorado. Foto: Gentileza.
José Ocampos, director del IRPE del Partido Colorado. Foto: Gentileza.

Al respecto, indicó que la administración del brasileño Jair Bolsonaro, en torno a ambos puntos, se centró siempre en “hechos consumados”, lamentando que aún así las autoridades paraguayas no hayan tomado decisiones inmediatas.

“Alegremente nos han metido el chupetín en la boca. ¿Existe alguna posibilidad de creer que la negociación del Anexo C será diferente? (respecto a la reducción de la tarifa que fue anunciada por Brasil). Si estas eran las condiciones, y no era secreto para nadie, porque siempre decidimos ir a lo que salga más o menos con la tesis de que por lo menos ganamos un día más en el gobierno. Es lamentable, pero estamos ante hechos consumados, encima previstos sin excusas. ¿Con qué cara saldrán ahora a explicar?”, manifestó.

Crítica manera de negociación del Gobierno paraguayo

Por otra parte, cuestionó la postura asumida por el gobierno de Abdo Benítez al hacer pública su posición de no aceptar la propuesta del Brasil, en reducir el costo de la tarifa de la entidad y cerrarse en su postura de mantener el precio con el fin de llegar sin confrontaciones con miras a la renegociación del Anexo C.

“El Gobierno nuevamente se equivocó. Hizo pública su posición de no aceptar la reducción del precio de la venta de energía y se decidió cabalgar sobre eso como si de vida o muerte se tratase. Con esto se demuestra que en las altas partes no juegan ningún papel los consejeros que están exclusivamente para cobrar jugosos sueldos, pero que no inciden en absoluto en una negociación”, sentenció.

Lea también: Hija mayor de Carmen Villalba activaría con el EPP, afirma fiscal

La decisión responde al vacío de Bolsonaro a Marito

Ocampos puntualizó que la última decisión de Brasil constituye un ejemplo de que el vecino país tiene “la espalda que tiene para bancarse los zapateos de sus vecinos y decirles en la cara: sí, tomé esta decisión y qué vas a hacer. En contravención a la posición paraguaya”, mencionó.

Agregó que dicha decisión finalmente responde al vacío que recibió Abdo Benítez por parte de Bolsonaro días atrás, cuando ambos mandatarios habían acordado un encuentro en la ciudad de Carmelo Peralta.

“Jair Bolsonaro, a instancia de Itamaraty y de su sector energético, ya bajó la tarifa en detrimento del Paraguay y ahora solo nos queda el zapateo. La Cancillería se cerró solo en no bajar el precio, no dejó margen de negociación, se abroqueló en el punto de no bajar y no bajar la tarifa, y sobre ese caballo subió. Ahora, ¿cuál es la explicación que darán? ¿Va a renunciar el ministro (de Relaciones Exteriores), o el consejo de Itaipú, el director de Itaipú, el presidente de la Ande?”, expresó.

Prueba de fuego y estrategia electoral de Bolsonaro

Finalmente, añadió que era “lógica” la postura de Bolsonaro en plantear reducir el costo de la tarifa en el 2020 debido a que tiene una “prueba de fuego” consistente en las elecciones presidenciales en Brasil, donde deberá enfrentar al expresidente Lula, quien sería “imparable en las encuestas”. “Es lógico que tenga que bajar la tarifa de la energía porque entra en un año electoral y debe ganar sí o sí a un PT que renació de las cenizas”, finalizó.