);

El Ministro de Educación deberá dar explicaciones de su gestión a los legisladores. Desde varios sectores  piden declarar emergencia educativa.

 

La semana pasada  la Cámara de Senadores aprobó con 32 votos el pedido de interpela­ción al ministro de Educación y Ciencias (MEC), Eduardo Petta, durante la sesión ordi­naria que se realizó en forma virtual.

Debido a la serie de cuestionamientos a la gestión del funcionario, los legisladores aprobaron un cuestionario de 50 preguntas que el secreta­rio de Estado deberá respon­der en una sesión extraordi­naria. Se preveía que la fecha de la interpelación sea el próximo miércoles 13 de mayo, pero el funcionario no da respuesta ni confirmación.

La propuesta de interpelar a Petta estuvo acompañada por los senadores de todos los sectores políticos; también por los del oficialismo. El único de esta bancada que se opuso fue el líder colorado Enrique Bachetta, quien propuso que no se lo interpele, si no que se lo convoque a responder preguntas.

Durante el debate, la crítica central fue sobre la actitud poco favorable al dialogo por parte del ministro Petta

El senador del PQ Stephan Rasmussen dijo que es necesaria la interpelación porque la ciudadanía exige respuestas durante la actual crisis, y porque existen varias dudas de por qué no funcionan algunas de las herramientas educativas que pretende implementar el MEC.

 

Blanca Ovelar (ANR, Añetete) dijo que no cree que indagar a Petta mejore la situación pero “al menos permitirá que se le pueda preguntar de manera directa cuáles son sus planes.”

 

Hugo Richer, de Frente Guasú, sostuvo que el pedido de interpelación es por la falta de la aptitud del secretario de Estado para el cargo.

Además de la preocupación por la falta de respuesta de la cartera educativa, surgieron sospechas de corrupción por la compra de mobiliarios que ya no van a ser usados este año.

Al ser comunicado de la interpelación, Petta twitteó:  “La interpelación legislativa es una instancia constitucional que permitirá exponer, en detalles, el enorme trabajo de docentes y funciona­rios del MEC, para afrontar una crisis sin parangón en la educa­ción paraguaya”.

Si bien se mostró complaciente por la “convocatoria”, hasta el momento, los legisladores no logran contactarlo para confirmar la fecha de interpelación.