);

El próximo 21 de febrero deberían iniciarse las clases; pero. esto puede verse afectado por los miles de libros con errores distribuidos por la cartera educativa. Docentes le dieron exigen que sean corregidos en los próximos días.

El gremio de educadores está en movilización desde el pasado 6 de febrero y la medida de fuerza irá hasta el 19 de febrero. Los educadores no aceptan que los alumnos tengan que corregir los libros con errores, tal como había pedido el titular del MEC, Eduardo Petta, luego de que salieran a la luz los errores ortográficos que tienen los materiales educativos. Ante esto, piden revisión de los kits escolares antes del inicio de clases y la reimpresión de los mismos.

Los educadores también esperan el cumplimiento de las promesas del Gobierno como mejor salario, escala­fón de docentes, calendario de formación continua. Asi­mismo, esperan conseguir con esta medida asegurar y garantizar que las goberna­ciones y municipios de todo el país entreguen a tiempo y en condiciones el almuerzo y desayuno escolar.

La medida adoptada de emplazar hasta la próxima semana al MEC fue fruto de una reunión que se desarro­lló ayer entre docentes de la Federación de Educado­res del Paraguay (FEP) y la Organización de Trabajado­res de la Educación del Para­guay (OTEP-A). Lo concluido fue emplazar hasta el 19 de febrero, fecha que decidirán si inician o no las clases ante los varios pedidos presenta­dos, dijo ayer Silvio Piris, de la FEP.

Piris también señaló que espe­ran que las autoridades de la cartera educativa dialoguen con el sector antes de que lle­gue la fecha de inicio de clases establecido en el cronograma y puedan llegar a un acuerdo.

También el secretario de la OTEP-A, Gabriel Espínola, quien habló con la radio Uni­verso 970 AM, explicó que los docentes lo que buscan es calidad educativa y que a pesar de las deudas que tiene el Gobierno con el gre­mio, ellos están dispuestos a empezar las clases, pero si antes se subsanan los erro­res en los libros que busca entregar el ministro Petta. “Nosotros tenemos deman­das incumplidas. No rehui­mos del trabajo, no es nomás normal que los docentes y estudiantes tengan que corregir materiales educa­tivos”, reiteró.