);

INCESANTE. Se cuentan de a diez y más la cantidad de infectados que precisan ser internados a diario. TRASLADO. Se mantiene la treintena de derivados al privado y hasta ayer totalizaban 123 pacientes.

Los principales centros de referencia siguen saturados. El fin de semana último, los médicos pegaban el grito al cielo en las redes sociales ante la falta de lugar en las salas de cuidados intensivos. Casi una treintena de pedidos para hospitalización crítica por Covid-19 se supo que había, el pasado domingo, entre 10 del Hospital Nacional de Itauguá (HNI) y 17 que revelaba la directora del Servicio de Urgencias Hospitalarias y Terapias Intensivas del Ministerio de Salud (MSP).

La doctora Yolanda González, directora del HNI, atribuyó esta situación caótica al “relajo ciudadano”. Para ella, si esto continúa así, “enero va a ser terrible” de casos y hospitalizados. Lo que pasa es que el centro asistencial que dirige recibe a pacientes de todo el país y de todas las patologías, por lo que el ritmo de atención es frenético.

“A nivel general estamos mal porque la gente absolutamente ha perdido el miedo y no cumplen mínimamente los protocolos”, expuso González y comentó que a diario le llegan pacientes de Pedro Juan Caballero (Amambay), Campo 9 (Caaguazú), de Encarnación (Itapúa) y Central, que es donde se concentran los focos de infección de coronavirus. “Una cama se desocupa, pero tenemos después muchos pedidos. Ayer (por el domingo) teníamos diez pedidos y también vi que la directora de Terapias tuiteó que ellos tenían 17 pedidos”, remarcó.

Los teléfonos en las Urgencias y Unidades de Terapia Intensiva (UTI) del HNI y del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram) sacan humo. “Llaman, pero no teníamos manera (de recibirlos)”.

Por lo que, en su mayoría, son derivados al privado. “Resulta que me llaman a mí, a pesar de que ya pasan por SEME porque la gente no quiere ir al privado; prefiere estar en el Ineram o en el Hospital Nacional porque la atención que se brinda es total y por especialistas”, rescató.

La doctora Leticia Pintos, directora de Terapias del MSP, reveló que ya llegaron a trasladar, en total, al sector privado a 123 pacientes Covid. Actualmente, se mantiene en 32 internados en sanatorios.

Con relación a la demanda de internaciones que tuvieron durante el domingo último, señaló que fueron derivados algunos al sector privado y otros al público.

RECAMBIO Y LARGA ESTANCIA

Pintos reportó que tanto el Ineram, el Hospital de Calle’i de San Lorenzo como el Itauguá amanecen a diario al 100%. Aunque durante el día se producen altas médicas, las camas vuelven a ocuparse con los que están en lista de espera.

“Con los pacientes que están en las Urgencias, los pedidos que tenemos y el movimiento que vamos a hacer, se van a ocupar todas las camas otra vez”, dijo sobre las diez altas que tuvo ayer el Nacional.

Respecto a la falta de camas de terapia, indicó que eso responde a que los tratamientos a los pacientes mejoraron; y eso hace que se prolongue su estancia en el hospital. “Lo que pasa es que al mejorar el tratamiento en sí, al tener mejor manejo de la patología, la mortalidad es menor. Pero la estadía también es alta”, opuso al añadir que, por lo general, un paciente Covid permanece internado entre 15 a 18 días.

DISMINUCIÓN IRREAL

El doctor Hernán Martínez, director de Desarrollo de Redes y Servicios de Salud, explicó que en los reportes diarios de Salud se ve que disminuyó el número total de internados en terapia. “Pero seguimos al tope porque muchos de nuestros pacientes todavía no están en condiciones óptimas como para ir a una sala común”, remarcó.

Y puso un ejemplo: “En el Hospital Nacional tenían 10 altas en terapia; pero el pequeño gran problema es que no hay lugar para sacarlo de la UTI. No son pacientes para sala común, sino que ameritan una terapia intermedia”, instruyó.

A la directora del HNI le alarma que en la Sala de Emergencia, que de por sí ya está saturada, salten los casos positivos de Covid.

“En el Nacional tenemos el resultado de las pruebas en tres horas porque les hisopamos a todos los que entran por otras patologías y resulta que salen positivo y eso nos pone en aprietos”, resaltó.