);

Nosocomios públicos y privados están abarrotados de pacientes con cuadros febriles y sospecha de dengue. Se pide que el Gobierno declare Emergencia Nacional. 

Si el número de notificaciones por semana supera los 2.200, el ministro de Salud Pública podría empezar a pensar en declarar emergencia nacional para a partir de ahí movilizar a todo el aparato estatal. La medida implicaría la participación de las Fuerzas Armadas para eliminar criaderos y el retorno de todos los médicos de vacaciones a sus puestos en los hospitales.

“Actualmente tenemos 1.700 notificaciones por semana, aproximadamente. Estamos cerca de alcanzar las 2.200”, señaló el doctor Guillermo Sequera, responsable de la Dirección General de Vigilancia de la Salud.

Al llegar a dicha cifra, desde Vigilancia de la Salud se enviará un informe técnico al ministro de Salud Julio Mazzoleni. Con dicho documento y de acuerdo a cómo vaya avanzando la situación podría declararse la emergencia nacional.

Dicha declaración significará que todo el personal de Salud de vacaciones tendrá que presentarse para la contención de la emergencia. El Gobierno pondrá a disposición a las FFAA para la eliminación de criaderos, al igual que otros ministerios se prestarán para las acciones a ser llevadas adelante. La emergencia nacional también podría llevar a la suspensión de clases. Tanto en el 2013 como en el 2016, en los últimos años de grandes epidemias, no se llegó a declarar una medida de este tipo, recordó Sequera.

Duración

Las 2.200 notificaciones corresponden al promedio histórico de los últimos diez años de la enfermedad aseveró el responsable de Vigilancia de la Salud. Comentó que al llegar a las 2.000, en la siguiente semana la cifra se dispara incluso llegando a 7.000.

En promedio la epidemia dura entre 12 y 13 semanas. “A principios de abril empezará a disminuir. Seguirán habiendo casos, pero se iniciará la curva descendente”, pronosticó Sequera. Agregó que podrían llegar a tenerse entre 10.000 a 15.000 notificaciones por semana cuando la epidemia ya esté en pleno auge.

Desde el 2009, el dengue es endémico en el país, lo cual significa que durante los 12 meses se registran casos, dijo. Existe el periodo epidémico y el interepidémico. El primero corresponde al verano hasta poco después de inicio del otoño (aunque en el 2019 se extendió hasta casi mediados de mayo). El segundo, interepidémico, se centra durante la temporada de temperaturas bajas.

Movilizaciones

El incremento de los casos se puede ver claramente en los hospitales tanto públicos como privados convertidos en hervideros de pacientes febriles y adoloridos.

Las críticas sobre la escasa reacción estatal ante la percepción del avance preocupante del dengue resuenan entre los ciudadanos que temen sobre todo a la letalidad del virus. Esto, en vista a que la mayoría ya tuvo DEN 2, y ahora circula el DEN 4, lo que supone una nueva amenaza para quienes ya padecieron la enfermedad.

La senadora Desireé Masi también apuntó al hecho de que la difusión solo se centre en las redes y no en los medios masivos. Llamó además a tener cuidado con el enfoque de la culpa hacia la población que no elimina los criaderos. “Cuando se trata de puerca a la gente, acude al servicio solo con síntomas de alarma porque obviamente le estás culpando. Es una estrategia negativa de salud en medio de una epidemia”, refirió.

Tras los cuestionamientos, ayer, a través de la resolución número 43, el Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC), Arnoldo Wiens, dispuso la participación de dicha institución gubernamental en la implementación de acciones preventivas contra el dengue.

Con dicho fin el MOPC conformará un comité coordinador, responsable de impulsar y promover estas acciones, así como la provisión de los implementos necesarios y herramientas para la realización de mingas ambientales. Las iniciativas se llevarán a cabo en todas las dependencias de este ministerio, tanto del Departamento Central como en el interior del país.

Desde el Arzobispado de Asunción llamaron también a la prevención contra la enfermedad causada por el Aedes aegypti. Instaron a la realización de mingas ambientales en las casas y terrenos baldíos y abandonados, ya que la ciudadanía también tiene su cuota de responsabilidad para evitar que los casos se dispersen y la epidemia se dispare y arrastre vidas.

“Sensibilicemos a nuestras familias, barrios y comunidades parroquiales sobre este flagelo que es una amenaza de muerte”, señala el comunicado que se solicita compartir luego de las misas.

Para hoy se convocó a una reunión entre referentes de instituciones del Estado y del sector privado, en el marco de la Campaña #PySinDengue impulsada por el Gobierno Nacional, el Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones, Arnoldo Wiens y el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

Tiene como finalidad articular acciones concretas con el fin de concienciar a la población sobre la necesidad de eliminar los criaderos de mosquitos, también fueron llamados varios gremios.