);

Fisco no envió aún al Congreso proyecto para tomar nueva deuda dentro del plan de recuperación.

Con esos fondos se financiarán el Pytyvõ 2.0, las viviendas sociales y la asistencia a productores.

A tres semanas de haber presentado públicamente su plan de reactivación económica, el Gobierno Nacional sigue sin presentar el pedido de nueva deuda al Congreso y una parte importante de los programas anunciados están sin poder arrancar, en medio de masivos reclamos del sector privado.

El secretario de Estado, en diálogo con los medios, había asegurado que en estos días sería presentado el proyecto de ley, ya que a pesar del clima político del momento el plan del Gobierno es sumamente importante para la recuperación de la economía en este segundo semestre. No obstante, desde la cartera indicaron ayer que el pedido de nueva deuda se enviaría recién la semana que viene, mientras ajustan los últimos detalles.

Los datos oficiales indican que el pasivo público trepó ya a los USD 10.868 millones al cierre de mayo, lo que equivale al 29,9% del PIB. Según la última proyección, se espera que este indicador termine el año en USD 12.553 millones; es decir, en el 34,5% del PIB.

En espera. Con la deuda adicional que asumirá el Tesoro, por valor de USD 350 millones, el Gobierno pretende financiar seis proyectos.

El plan presentado por Hacienda indica que USD 100 millones se destinarán al fortalecimiento del sistema de salud IPS; otros USD 100 millones irán para el desarrollo obras de infraestructura a cargo del MOPC; y USD 80 millones se asignarán al Pytyvõ 2.0, con lo que se busca llegar con subsidios a trabajadores del sector gastronómico, turismo, eventos y comercio de frontera, entre otros. Asimismo, USD 40 millones están previstos para financiar la construcción de viviendas sociales y USD 30 millones para capitalizar al Crédito Agrícola y al Fondo Ganadero, instrumentos con los que se brindará asistencia crediticia a productores y mipymes del sector agropecuario (ver infografía).

Días atrás, directivos de la ARP y comerciantes fronterizos pidieron al Gobierno créditos blandos y mayor asistencia para superar la crisis. En el mismo sentido se manifestaron también pequeños productores y empresarios del rubro de eventos.