);

Hubo un desequilibrio entre los ingresos totales y los gastos totales f de más de G. 6,7 billones. El gasto salarial devoró en un 70% el total de los ingresos tributarios del año.

Con un déficit fiscal de 2,8% del producto interno bruto (PIB) cerró el Ministerio de Hacienda el año pasado, según los datos facilitados ayer por la cartera económica.

De esa manera superó en 1,3% el tope del déficit fiscal establecido en 1,5% del PIB por la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF). Sin embargo, no llegó al límite autorizado de manera excepcional por el Congreso Nacional –a pedido de Hacienda– en noviembre del 2019, que fue del 3%.

El desequilibrio entre los ingresos totales y los gastos globales representan unos G. 6,7 billones (USD 1.060 millones en el tipo de cambio de la víspera). Esto significa que durante el ejercicio fiscal 2019, los gastos (incluyendo inversiones) fueron superiores a los ingresos totales.

El reporte de la cartera económica señala que el gasto total (incluyendo la inversión de G. 6,9 billones financiado con endeudamiento) ejecutado durante los 12 meses del año pasado ascendió a unos G. 40,3 billones (USD 6.319 millones), mientras que los ingresos totales percibidos por el Fisco llegó a G. 33,5 billones (USD 5.258 millones).

Dentro del gasto global, unos G. 16,4 billones (USD 2.579 millones) fueron destinados al pago de salario público, absorbiendo de esa manera el 70% del ingreso tributario total del 2019, que fue de unos G. 23,5 billones (USD 3.689 millones).

En comparación al ejercicio 2018, donde el gasto salarial fue de unos G. 15,2 billones (USD 2.386 millones), se observa un incremento del 7% durante el 2019.

De acuerdo a Hacienda, el déficit fiscal del 2,8% está explicado principalmente por inversión pública llevada adelante de manera intensa desde el segundo semestre como una medida anticíclica contra la recesión económica experimentada en el país.

El Fisco también sostiene que en términos de variaciones nominales, la menor recaudación tributaria –generada principalmente por la caída de ingreso en Aduanas– explica parte del mayor déficit en 2019. En 2018, el desequilibrio fiscal fue de tan solo 1,3% del PIB.

“Este es un déficit fiscal plenamente financiado y explicado por proyectos de inversión pública, financiados con recursos del crédito público (endeudamiento). A pesar de que dicho déficit fiscal es sustancialmente mayor al 2018, esto se explica por factores transitorios y cíclicos de la economía, con lo cual se mantiene la confianza para retornar a la senda normal de déficits fiscales inferiores al 1,5% del PIB”, afirma el Fisco en el documento.