);

Tras críticas recibidas; el canciller Rivas y el procurador general Coscia defendieron ante la comisión de RR.EE. del Senado la actuación del Gobierno en la causa de los prófugos. Anunciaron que reclamarán en todas las instancias internacionales.

El procurador Sergio Coscia junto con el canciller nacional, Antonio Rivas Palacios comparecieron ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado para dar explicaciones sobre los trámites que se hicieron en torno a los prófugos de la Justicia paraguaya Juan Arrom, Anuncio Martí y Víctor Colmán.

Coscia sostuvo que “los primeros resultados positivos en esta lucha fueron con este Gobierno” y añadió que no hay nadie que quiera más que ellos que esta situación se resuelva y que los prófugos sean sometidos a la Justicia.

En relación  al pedido de extradición, el procurador recordó que lo realizaron en base a información obtenida de Interpol Uruguay.

Señaló que obtuvieron el dato de que presumiblemente estarían en el Uruguay pedimos la extradición y orden de captura internacional con fines de extradición.

Además, indicó que eso lo solicita el fiscal antisecuestro Federico Delfino ante un juez de primera instancia en Paraguay, que libra la orden y el pedido de extradición, que se diligencia a través de Cancillería. A su vez, esta institución envía a Cancillería de Uruguay, que remite a la Corte de Uruguay y esta asigna un Juzgado que tratará la extradición, detalló el procurador.

Agregó que en ese punto, el inconveniente fue que no se trató solo la extradición, sino previamente el proceso de refugio a cargo de la jueza Blanca Rieiro, debido simplemente a que el refugio fue solicitado con anterioridad a la extradición “de manera secreta y sin conocimiento de nadie. Solamente tienen conocimiento del pedido de refugio los solicitantes y la Core (Comisión de Refugiados) de Uruguay”, precisó.

Por último, añadó que la Core “podría haber dictado el otorgamiento de refugio y es válido, pero en estos casos la ley establece que cuando hay pedido de extradición, tiene que tratarse como un proceso ante un juzgado de primera instancia”.