);

El senador colorado y ex gobernador de Guairá,afirma que la acusación en su contra se trata de una perse­cución política.

Sostiene que las acusaciones son incoherentes, olvidando las documentaciones con que cuentan los investi­gadores.

“Hay una situación que es lo que dice la carpeta fis­cal y lo que dice el supuesto denunciante y otro lo que tratan de instalar”, dijo en radio 1000 AM.

Se refirió al denunciante Hugo Alexander Torales, quien desea recuperar su empresa de la que fue des­pojado, según dijo. Según Friedmann, Torales busca recuperar su empresa pero, sin embargo, alega ser prestanombre. “(…) hay una contradicción demasiado grande, por eso decía, es lo que se instala. Mediáticamente es una cosa y realmente en teoría la denuncia es totalmente diferente, ni si quiera no existe ninguna denuncia entre comillas de robo de merienda escolar, absolutamente no lo dice ni el supuesto denunciante, no lo dice la carpeta fiscal, eso no lo dice nada ni el expe­diente fiscal”, añadió.

El político oficialista afirmó que la “intención final de esto es causar un daño político, sacarme de la cancha política final­mente a mí”. Sin embargo, el senador obvia todos los documentos y mensajes divulgados por su ex socio comercial Torales, con quien se alzaba con todas las licitaciones de merien­das escolares en Guairá.

Tras darse a conocer la imputación a Friedmann por lavado de dinero y otros delitos, el ahora senador presentó inme­diatamente su renuncia al Ministerio de Agricultura y Ganadería para asumir su banca en la Cámara Alta y escudarse tras sus fue­ros. Sin embargo, Fried­mann fue desaforado por sus pares para que la Justi­cia lo investigue. En tanto que algunos colegas suyos intentaron proceder a reti­rarle la investidura, pero no tuvieron los votos nece­sarios.