);

La Cámara de Senado­res dio media sanción ayer al proyecto de ley que destina fondos sociales de binacionales para com­pra de insumos, medicamen­tos, materiales de bioseguri­dad para personal de blanco e infraestructura hospitalaria. La propuesta fue presentada por la bancada A del PLRA, encabezada por el senador Blas Llano, ahora el proyecto pasa a la Cámara Baja para su estudio.

El legislador solicitó al ple­nario analizar sobre tablas la propuesta que el miércoles había sido rechazada en Dipu­tados. El planteamiento fue apoyado por sus colegas Enri­que Bacchetta, Enrique Riera y Sergio Godoy para su estu­dio y quedó en cuarto inter­medio la sesión ordinaria. Se convocó a una extraordinaria y tras largo debate se aprobó con modificaciones. Con este nuevo intento se busca redireccionar unos US$ 200 millones de los fondos de las binacionales, al sistema de Salud para la compra de insu­mos, materiales de bioseguri­dad para el personal de blanco e infraestructura hospitala­ria, mientras dure la declara­ción del estado de Emergen­cia Sanitaria por la pandemia.

Entre las modificaciones, se observa un artículo agregado propuesto por la Comisión de Hacienda, en la que establece que el Poder Ejecutivo a tra­vés del Ministerio de Hacienda remitirá un informe bimestral detallado a la Comisión Bica­meral de control de gastos de la Ley de Emergencia; y a la Con­traloría. La propuesta también establece que el Ministerio de Salud y el de Hacienda deberán establecer cuáles son las nece­sidades y urgencias de los cen­tros sanitarios, tanto públicos como privados, para redirec­cionarles el monto necesario, procedente de los fondos de las binacionales.

ABOGAN POR CAMBIO

Enrique Salyn Buzarquis aboga por que los diputados revean su postura, pese a que subrayó que no se mete­ría en las decisiones de los legisladores y manifestó su apoyo al proyecto para el país que “está en un estado de guerra contra el covid-19”.

Los senadores oficialistas no estuvieron de acuerdo con el proyecto. El senador Rodolfo Friedmann aseguró que no hay problemas de disponibilidad de dinero, explicando que las binacionales tienen “menos problemas burocráticos” para disponer de los recursos. A su parecer lo que se debería hacer es una recomendación para el uso de esos fondos.