);

 

Tras el estallido social, las autoridades decidieron que las actividades comerciales serán permitidas.

“Lo que planteamos es que el comercio formal se pueda dar en el horario estipulado (de 5:00 a 17:00)”, anunció el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, tras abandonar el encuentro que se desarro­lló en la sede de la Goberna­ción de Alto Paraná.

El gobernador Roberto Gon­zález Vaesken dijo a su turno: “Tenemos la necesidad de seguir trabajando en Alto Paraná, desde las 5:00 hasta las 17:00, con el compromiso de que todos los ciudadanos del departamento, las auto­ridades civiles, las autorida­des de las Fuerzas Armadas, vamos a cumplir el proto­colo”, afirmó.

Agregó que terminadas las actividades laborales, cada persona debe volver “auto­máticamente” a su casa y no deberá salir si no se trata de una cuestión de emergen­cia. “Todos los ciudadanos vamos a trabajar de 5:00 a 17:00, de lunes a sábado, y posteriormente vamos a cumplir con todos los pro­tocolos y quedarnos en nues­tras casas”, mencionó.

Mazzoleni explicó que den­tro de las actividades comer­ciales se excluirán los que signifiquen puntos de ries­gos como, por ejemplo, los restaurantes y gimnasios. “Vamos a enfocarnos en estas dos semanas en las actividades estrictamente comerciales, vamos a dar detalles en una resolución que será modificada”, indicó.

Por su parte, el ministro del Interior, Euclides Acevedo, mencionó que se mantie­nen cerradas las fronteras y que las fuerzas del orden harán un estricto control de la cuarentena. De esta reunión también participa­ron el intendente de Ciudad del Este y varios diputados del departamento de Alto Paraná.

Fue tras la serie de inciden­tes que se dieron en la noche del miércoles en Ciudad del Este, en la zona primaria del Puente de la Amistad, entre manifestantes autoconvo­cados y la Policía. La medida de fuerza fue en rechazo al retroceso a la cuaren­tena total, establecida por el Gobierno ante la propa­gación del covid-19 en Alto Paraná.

UNIDAD

Mazzoleni expuso: “Por el propio peso de los indicado­res epidemiológicos estamos buscando una salida para vol­ver a tener el control de esto. Yo tengo una sensibilidad muy fuerte por la situación que estamos llevando, esta­mos todos del mismo lado”, dijo tratando de calmar los ánimos. Sostuvo que los pobladores del Alto Paraná deben entender también lo acontecido a fin de contener la propagación del virus y puso como ejemplo la situa­ción de países vecinos, ya que la intención es no llegar a algo similar por el bienestar de la gente y cuidando la salud.

“Hay que ver qué rubros, qué sectores y que zonas (para habilitar a comercios). Si conocen un país que haya podido enfrentar con éxito, con todas las camas y un sis­tema de salud más robusto la pandemia, no existe. Por eso es que tenemos que tomar medidas, no es tiempo de confrontación, es tiempo de unión y encontrar una salida”, agregó.

“SIEMPRE PREOCUPA CIUDAD DEL ESTE”

El director de Vigilancia de la Salud, Guillermo Sequera, señaló ayer que desde el inicio de la pande­mia Ciudad del Este fue la ciudad más preocupante por su ubicación y sus conexiones con otras loca­lidades del país.

“Antes de tener el primer caso en Paraguay, nuestra preocupación ya fue Ciudad del Este. Es la ciudad más cosmopolita del país, tiene muchas conexiones”, señaló el director de Vigilancia en una entrevista radial. “Hagas o no cuarentena, el covid-19 afectará a la economía. Pareciera que no se hizo nada, pero se hizo mucho, el sistema de salud de Alto Paraná antes de la pandemia era lamen­table”, agregó.

Sostuvo que el retroceso en la cuarentena en el departamento de Alto Paraná es para frenar la velocidad de contagio en la zona y contener la propagación del virus, que puede tener más consecuencias si no se toman las medidas correspondientes. Mencionó que la cuarentena total sirvió mucho para todo el país, sobre todo en Ciudad del Este, donde el sistema de salud era pésimo antes de la pandemia y ahora tiene más insumos e infraestructura para hacer frente al virus.