);

La Empresa de Servicios Sani­tarios del Paraguay gastará G.150 millones en publicidad. Mientras tanto, usuarios se quejan por falta de agua.

En tiempos de una emer­gencia sanitaria en los que la falta de agua sigue siendo una constante, la Empresa de Servicios Sani­tarios del Paraguay (Essap) se ocupa de buscar posicionar su desgastada imagen contra­tando publicidad.

El pasado 13 de marzo, la Essap llamó a licitación para la adqui­sición de un espacio televisivo. Continúan el proceso a pesar de la emergencia sanitaria por el COVID-19 y a contramano del anuncio del Gobierno de recortar gastos superfluos.

La directora de Comunica­ción y Marketing de la Essap, Adriana Arce, quien firmó la carta de invitación y sus ane­xos, dijo primeramente que la licitación quedó sin efecto y luego se desdijo. No obs­tante, el llamado continúa en el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

“Esa licitación fue para el Día Mundial del Agua. Se quiso mostrar la planta de Viñas Cué y los procesos de pota­bilización, también mos­trar las nuevas bombas. Fue todo antes de la pandemia y ya quedó sin efecto el lla­mado”, expresó la funciona­ria a La Nación y añadió que la Essap ya hizo el pedido de cancelación a Contratacio­nes. Cuando se le preguntó la fecha en que solicitaron la suspensión del llamado, expresó que “aún no lo hicie­ron”, y pidió evacuar las con­sultas con el titular de la esta­tal, Natalicio Chase, quien afirmó que la licitación fue cancelada.

“Fue un llamado de antes de la cuarentena para implementar por diferentes medios concien­tización del uso del agua. En el momento que hubo la crisis, entre el 4 y el 10 de marzo se planificó ese llamado”, indicó el presidente de Essap.

Mientras que desde la Direc­ción de Contrataciones infor­maron que no recibieron nota alguna de la empresa estatal solicitando la suspensión de la licitación.

El acto de apertura de sobres se realizó el 24 de marzo, pero no hubo oferentes. Según el portal de la DNCP, se pasó para el 16 de abril la entrega y apertura de ofertas.

“El proveedor deberá ofre­cer un espacio televisivo en un canal abierto para un programa de audiencia mayoritaria de 6:00 a 10:00 los días sábados y domin­gos, con transmisión en vivo y entrevistas in situ (…)”, señala parte de las con­diciones. Agrega además que “la audiencia mayori­taria deberá estar compro­bada mediante certificación IBOPE”. El requisito de la licitación estalló en denun­cias en redes sociales, ya que todo apunta al direcciona­miento de la misma a favor de un conocido programa de un holding de medios.