);

75 presos se escaparon de la cárcel de Juan Pedro Caballero. Si bien se descubrió un túnel realizado por los reos en el baño, las autoridades aseguran que esa no pudo ser la vía de escape. Difieren las posturas del Gabinete del Ejecutivo. La crisis penitenciaria llego a un nivel extremo. 

Tres de los principales cabecillas del grupo brasileño Primer Comando de la Capital (PCC) comandaron, ayer, una fuga masiva en el penal de Juan Pedro Caballero. Los reos habían cavado un túnel de 15 metros por el cual habrían escapado, aunque las autoridades creen que salieron por la puerta.

La fuga fue detectada a las 4 de la madrugada, cuando un convicto habría salido del túnel a metros de la penitenciaría.

En el pabellón se encontraron las celdas sin candado, sucias, con herramientas que se utilizaron para hacer el túnel, y varias bolsas de tierra. Escena visible ante cualquier control de rutina.

https://twitter.com/ivanciclon/status/1218849787031773184

 

Al conocerse la escandalosa fuga, la ministra de Justicia Cecilia Pérez, ordenó que todos los funcionarios de la prisión fueran separados de sus cargos y detenidos. El director del penal, Christian González, y treinta agentes, fueron arrestados.

“Está claro que hubo corrupción”, aseguró la ministra Pérez. Y dijo que las autoridades habían recibido información de que se estaba planeando un escape, y que los reos habían ofrecido más de US$80.000 a los guardias

“Esto no fue un trabajo de un solo hombre y tampoco algo que se hace un día, es imposible que nadie sepa nada, no puede ser que nadie haya visto algo”, expresó y calificó el hecho como “extremadamente grave” y de “seguridad nacional”.

Pero, dentro del gabinete de Mario Abdo, no todos coindicen.

El ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia defendió a los militares que custodiaban el perímetro del penal de PJC: “Ellos no tienen atribución para solicitar la identificación de personas que entran y salen por accesos normales habilitados. Para los que se fugan por túneles es otra cosa”, dijo en entrevista radial; aunque los peritos dudan de que él mismo haya sido utilizado para escapar.

Al igual que la ministra Pérez, para el ministro del Interior, Euclides Acevedo, esto “no fue una fuga sino una entrega”. “Está claro que los oficiales de la prisión estaban involucrados en el escape”, aseguró, y agregó: “Se encontró un túnel y creemos que ese túnel fue un recurso engañoso para legitimar o maquillar la liberación de los presos. Acá hay complicidad con gente de adentro y este es un fenómeno que abarca a todas las penitenciarías”.

La situación de todas las penitenciarías es crítica. En los últimos dos años, ya existieron dos motines que terminaron con la vida de varios presos; y la última fuga del narco “Samura”, que terminó con la vida de un comisario.

Por este último suceso, y ante el reclamo ciudadano, y de la misma Policía, se removió a Ernesto Villamayor del cargo de Ministro de Interior, y pasó a ocupar la Jefatura de Gabinete.

Paraguay es una vez más noticia a nivel mundial: un escándalo más.