);

Mario Abdo viajará mañana a Río Grande del Sur, Campo Grande, para participar de la Cumbre del Mercosur, en la que Brasil transferirá a Paraguay la presidencia pro tempore (temporal) del bloque sudamericano. Luego, va a Argentina para estar en la asunción de Alberto Fernández.

Además, Abdo aprovechará el viaje para hacer negocios con Bolsonaro. El canciller nacional, Antonio Rivas Palacios, dijo que el Gobierno nacional pretende concluir un acuerdo automotriz con Brasil.

“Es un acuerdo amplio que permitirá que las industrias maquiladoras que están trabajando en Paraguay puedan continuar con la exportación de autopartes al Brasil”, destacó el ministro. Esto significaría que la producción no se someterá al arancel extra Mercosur que había planteado Brasil a principio del presente semestre.

La Cumbre de Jefes de Estado tendrá lugar el jueves. Un tema que Brasil pretende que se apruebe en este encuentro es la propuesta de reducir el arancel externo común a la mitad. En promedio, sería 12,5%, considerando que el tope vigente es de 35%.

Sin embargo, este planteamiento no sería acompañado por los demás Estados miembros.

Otro punto que estará en la agenda es la culminación del proceso de negociación del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur, que todavía requiere de la aprobación de los parlamentos de los países que componen ambos bloques.

El canciller Rivas Palacios acompañará al presidente. La presente cumbre será la despedida del mandatario argentino, Mauricio Macri, que el 10 de diciembre culminará su mandato y transferirá el mando al presidente electo Alberto Fernández.

Abdo Benítez también participará de la ceremonia de transmisión de mando en Buenos Aires, el próximo martes 10, confirmó ayer el canciller.

Estos serían los últimos viajes del año que tiene agendados el presidente de la República, según el ministro. En ambos viajes el mandatario retornará al país en el mismo día por la cercanía de ambas localidades.

En cuanto a otros destinos que estaban pendientes, el ministro expresó que el próximo año el presidente podrá cumplir con la agenda internacional que quedó pendiente en el 2019, como los viajes a Turquía, Japón, Catar, el Vaticano y Estados Unidos, y que las fechas respectivas serán confirmadas próximamente, según la agenda del jefe de Estado.