);

El candidato a reem­plazar a Efraín Ale­gre en la presidencia del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), el dipu­tado Carlos Silva, dijo que los liberales son iguales de inútiles que el gobierno de Mario Abdo, esto tras varios embargos de sueldos de sus políticos por una deuda impaga de los azules.

“Seguro vamos a hacer alguna pollada para hacer esto, parece que nos esta­mos igualando en inutilidad al gobierno de Mario Abdo”, expresó el joven diputado con respecto a las dificultades financieras que comprome­terían sus elecciones internas el próximo 20 de junio.

Carlos Silva.
Carlos Silva.

El Juzgado de 1ª en lo Civil y Comercial notificó a la Cámara Alta sobre el embargo del 25% del salario de varios senadores libera­les: Blas Lanzoni, Juan Bar­tolomé “Ancho” Ramírez y Víctor Ríos. Además del parlasuriano Juan Félix Bogado Tatter, la diputada Esmérita Sánchez, así como el propio titular del PLRA, Efraín Alegre.

Ellos fueron garantes de un préstamo para la campaña del 2018 de Alegre.

En contacto con la 650 AM, el candidato al Directorio del PLRA, consultado acerca de los aportes estatales que por la cantidad de votos obtenidos les corresponde, expresó: “Es una incógnita, es algo lamentable, si hubiese habido transparencia hubié­semos percibido los aportes estatales”.

“El partido se encuentra en la quiebra total, tanto política y económica”, aseguró Silva, quien culpabiliza directa­mente a Efraín Alegre Sasiain.

“Ante un partido quebrado, si se continúa en la misma línea, lo que se espera es un fracaso, el 20 de junio decimos que que­remos renovar el partido”, dijo con respecto a su propuesta de cambio en la conducción libe­ral en su persona.

Con relación a cómo se ha llegado a esta situación, Silva considera que desde la asun­ción de Efraín al Directorio no se ha hecho uso apro­piado de los aportes esta­tales. “Han malgastado los recursos partidarios, tuvie­ron que apelar a dos vías para bancar las campañas”.

Para la campaña del 2018 del actual presidente libe­ral, Efraín Alegre, varios legisladores y dirigentes políticos habrían apoyado financieramente al par­tido, como codeudores, y hoy en día estarían siendo quienes carguen con la deuda.