);

La Justicia resolovió que el hijo del presidente del PLRA  siga procesa­do por la causa de Rodrigo Quintana.

El delito es por sabotaje del sistema informático en el marco de la investigación por la contaminación de la escena del crimen registrado en la noche del 31 de marzo y 1 de abril del 2017 donde falleció el joven Rodrigo Quintana.

Asimismo, el magistrado declaró la prescripción de los hechos punibles de frustra­ción de la persecución penal y alteración de datos para los imputados Olga María Pare­des, Ramona Mabel Cantero, Fernando Cáceres, Stiben Patrón y Efraín Alegre Irún. Con la presente resolución judicial quedan desvincu­ladas las tres primeras per­sonas del presente caso, no así Alegre Irún y Patrón, que seguirán procesados penalmente por sabotaje a sistema informático.

El magistrado Amarilla señaló que “se hizo un aná­lisis y la imputación fiscal se presentó pasado el tiempo que tenía el Ministerio Público para ejercer la acción porque son hechos punibles que tienen un marco penal de hasta 3 años y la imputa­ción fue presentada 3 años y 4 meses después de la fecha de la supuesta comisión del hecho punible, con lo cual están prescriptos dos de los delitos”, explicó. Agregó: “Ahora solo nos queda con­tinuar con el proceso por el hecho punible que no pres­cribió, que es sabotaje a sis­temas informáticos contra los imputados Efraín Alegre Irún y Stiben Patrón”.

En su acta de imputación, el Ministerio Público sostiene que “Patrón y Alegre Irún habrían intentado inutilizar varios datos almacenados magnéticamente en las CPU, con las cuales son visualiza­dos en las imágenes del cir­cuito cerrado que, conforme al horario, habría ocurrido con posterioridad al falleci­miento de la víctima, a fin de impedir el acceso a la infor­mación contenida en las mis­mas”. La Fiscalía dice que ello constituye un hecho grave.