);

El derroche en  las Instituciones Públicas llegó a un nivel extremo: pasajes, regalos y salarios lujosos son las prioridades. Mientras desde Hacienda se le pide “austeridad” a los Secretarios de Estado, al Ministerio de la Niñez se le recortó el 60% de su presupuesto.

El FMI  advirtió que la calidad  gasto público en Paraguay se ha deteriorado , por lo cual serán necesarios mayores ajustes tributarios. Pero, ni la advertencia del organismo internacional ni la recesión económica que se está viviendo en el país, pone un freno al derroche.

En la mayoría de los Ministerios; se destina monto millonario para viajes y viáticos de autoridades y funcionarios. Según la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) en el último año se adjudicaron más de G. 41.120.000.000 sólo para compra de pasajes , y más de G. 20.000 millones  en propaganda.  Desde que asumió Mario Abdo, se gastó US$12 millones sólo en esos dos rubros.

Uno de los ministerios que más gasta en viajes es el de Salud. Julio Mazzoleni es uno de los secretarios de Estado más viajados: de septiembre 2018 a septiembre de este año, fueron asignados G. 5.896.579.000 en viáticos.

El Ministerio de Industria y Comercio, tampoco se queda atrás. La ministra Liz Cramer asignó viáticos por alrededor de G. 2.217.048.000,

Este es uno sólo de los derroches. También se alerta por la cantidad de funcionarios contratados cada año; y los lujosos sueldos de los funcionarios públicos, que – sin excusa previa- aumentan casi mensualmente.

El mayor pedido de austeridad proviene desde la ciudadanía, ya que son ellos los que van a tener que pagar de sus bolsillos la caída económica del país.

Desde la Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP) también advirtieron que el malgasto público está llevando a una situación grave; y se mostraron disconformes con la decisión de elevar el déficit fiscal; ya que consideran que con eso sólo se financiaran más salarios o servirá para nuevos gastos innecesarios.

Así mismo, el ex presidente del Banco Central del Paraguay (BCP), el economista Carlos Fernández Voldovinos, aseguró que el Estado paraguayo cuenta con el dinero suficiente para poder solventar las necesidades en Salud y Educación; pero el derroche gana la pulseada.

“En Paraguay hay plata, gastamos super mal. Tenemos una presión tributaria del 9% del PIB, que son US$ 4 mil millones. Si sumamos los ingresos de Itaipu y Yacyreta, el tamaño del estado llega al 15% del PIB. Es decir, el Estado tiene a su disposición US$ 6 mil millones para funcionar”, expresó Voldovinos en entrevista radial.

“Acá nos hemos dedicado mucho tiempo en ver cómo recaudar más, pero no nos hemos tomado suficiente tiempo en ver cómo gastar mejor”, agregó.

Pero si hay algo que es prioridad: que los gastos sean en silencio

Si bien existe la Ley Nº 5282 “De Libre Acceso Ciudadano a la Información Pública y Transparencia Gubernamental” –promulgada en 2014-, que  obliga a todas las instituciones del Estado proveer todo tipo de información, principalmente a la ciudadanía. Sin embargo, no todas las entidades cumplen con esta ley.

El silencio y el derroche van de la mano. Mientras tanto, en Paraguay los campesinos se movilizan por  sus tierras y trabajo digo; los docentes y alumnos reclaman mejoras en la educación; los ciudadanos reclaman por no tener acceso a un buen sistema de salud pública; y   pobreza extrema está en franco crecimiento