);
La senadora del PDP manifestó su solidaridad y apoyo al titular del PLRA, Efraín Alegre y a toda su familia “que pasaron de víctimas a victimarios”.

Trató a la Fiscalía de “vendida y bandida” por llevar adelante un proceso aberrante, y espera la intervención del JEM (Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados).

Desde la oposición cuestionan la imputación al hijo de Alegre, a quien ahora intentan vincular con el caso del atropello policial a la sede liberal y el asesinato de Rodrigo Quintana.

“Mi solidaridad y absoluta con el presidente del PLRA Efraín Alegre, con Miriam (su esposa), sus hijos y todos los jóvenes que están siendo perseguidos”, manifestó Masi.

“Se trata de víctimas que ahora son acusados de victimarios por la Fiscalía vendida y bandida en un proceso aberrante”, despotricó.

“Esperamos que el Jurado mire un poco este proceso y vea lo que ocurrió porque algunos estuvimos y sabemos que no hubo ninguna manipulación”, sostuvo.

Recordó que también le tocó estar en la morgue junto al cadáver de Rodrigo. “No nos vamos a olvidar nunca lo que hizo la mafia, que pretende enviar presos a víctimas de este proceso”, sentenció Desirée. Alegre Irún tenía que declarar ayer por este caso, pero al final se abstuvo porque no confía en la justicia.