);

Autoridades paraguayas detuvieron ayer a líder de banda acusado de lavar dinero en la Triple Frontera. El operativo fue en conjunto con Estados Unidos, a donde será extraditado.

 

Kassem Mohamed Hijazi  – ciudadano brasilero de origen libanés – está acusado de liderar una red internacional de lavado de dinero, proveniente de hechos ilícitos.

En el día de ayer, durante operativo realizado por la Senad y el Ministerio Público a cargo del fiscal Marcelo Pecci; Hijazi fue detenido en el Edificio Salah 1 del centro comercial de Ciudad del Este. En el operativo también intervinieron policías de Interpol.

Tras su detención, fue llevado a Asunción para, luego, ser extraditado a Estados Unidos.

Red de lavado:

Kassem Hijazi pertenece a una familia numerosa instalada desde los años ‘70 en la triple frontera. Su padre, Mohamad Hijazi, es propietario de varios edificios en el Este, al igual que otros tíos del hoy detenido.

Desde – al menos – 2017, Hijazi hijo trabajaba como despachante de aduanas; y desde allí dirigía una organización de lavado activos, con sede en Ciudad del Este.

Hijazi empleaba firmas de importación exportación, como España Informática S.A., para llevar mercancías desde EEUU y venderlas en Paraguay. El dinero que obtenía de este negocio lo canalizaba a través de oficinas de cambio y bancos en Ciudad del Este para enviarlo a EEUU, China y Hong Kong, entre otros lugares.

Según la investigación, los intermediarios pagaban sobornos a los trabajadores de los puertos, despachantes y otros responsables de las aduanas paraguayas para tramitar importaciones y exportaciones a través de los puertos de entrada a Paraguay.

Además, tenía a España como base para coordinar con proveedores de EEUU China para importar equipamiento electrónico a Paraguay, evadiendo impuestos y para lavar dinero con esta actividad.

Kassem era un reconocido comerciante en Ciudad del Este, por donde se paseaba libremente sin ningún tipo de seguridad.

 

Antecedentes: Ya en 2004, Hijazi fue detenido por lavado de dinero en un procedimiento de fiscales de Ciudad del Este. Y, si bien hubo condena en primera instancia, la medida fue a parar en la Corte Suprema de Justicia y fue desvinculado del caso. Esta vez, la detención es por búsqueda desde los EEUU, por los mismos ilícitos.