);

La defensa de la empresaria acusada de dar documentación falsa a Ronaldinho, anunció que su cliente se entregará a la Justicia sólo si existen “ciertas” garantías para la misma.

 La mujer ya cuenta con una orden de captura por orden judicial y se encuentra pró­fuga, por su supuesta vincula­ción con el caso de la llegada del ex futbolista brasileño Ronaldo de Assis Moreira, Ronaldinho, y su hermano, Roberto de Assis Moreira, ambos recluidos en la Agrupación Especializada de la Policía Nacional.

Mientras tanto, el abogado mencionó que su defendida, Dalia López, es víctima de un esquema corrupto y que la Fiscalía se empecina en sin­dicarla como la responsable de los documentos con conte­nido falso de Ronaldinho Gaú­cho y su hermano. “Ella no está prófuga, pidió siempre dar su versión ante la Fiscalía y no le quisieron escuchar. El juzgado no decretó su rebeldía. La Fis­calía quiere cerrar el caso con la señora Dalia pero no van a poder, porque es inocente”, dijo en entrevista con el SNT.

Asimismo, Estigarribia indicó que su cliente se presentará a declarar en la fecha fijada para la audiencia establecida, esto si existen las garantías proce­sales; sin embargo, mencionó que terminó con la confianza en el Ministerio Público. “El 18 se presenta y vamos a pedir la eximición de cual­quier medida”, acotó.

El juez de la causa, Gustavo Amarilla, convocó a Dalia López para el próximo miér­coles 18 para una audiencia de imposición de medidas. Sin embargo, desde hace más de una semana se expidió una orden de captura en su contra.

Por otra parte, el representante legal de la empresaria alegó que Dalia tiene una sola empresa, y que por dicho motivo “no puede ser lavadora de nadie”. Así también, contó que la mujer desconoce lo que guarda en su interior la caja fuerte, porque es del propietario de la vivienda donde ella vive.

En el marco de las investiga­ciones, el Ministerio Público también allanó dos propie­dades de la empresaria, una ubicada en el barrio Carme­litas de Asunción, donde fue­ron hallados varios elementos y una caja fuerte, además de varios documentos que apor­tarían más datos en la inves­tigación. La segunda vivienda allanada está ubicada en Lam­baré, donde también fueron encontrados varios elemen­tos, que serán analizados en el marco del caso.