);
De la cárcel al Congreso, con Miguel Cuevas siguiendo a Ulises Quintana, ya son dos los diputados que regresan a su banca en la Cámara Baja luego de afrontar un proceso en prisión.

El juez penal de garantías Yoan Paul López dispuso ayer la libertad ambulatoria del diputado de Colorado Añetete Miguel Cuevas, tras admitir el pedido de revisión de medidas que hizo la defensa, y con oposición del fiscal del caso, Luis Piñánez.

El legislador cuenta con una prohibición para entrar al predio de la Gobernación del Departamento de Paraguarí y para salir del país. Tampoco podrá cambiar de domicilio ni portar armas. Igualmente, deberá presentarse al Juzgado entre los primeros cinco días de cada mes.

La resolución judicial será comunicada a la Cámara de Diputados y con ello, Cuevas podrá reintegrarse al pleno de forma activa.

Cartismo reducido. Con el retorno de Cuevas, la bancada de Honor Colorado (HC) queda reducida en número, ya que el suplente Vicente González, que del abdismo pasó al cartismo por conflictos con el titular, deberá abandonar su banca.

Antes, había sucedido lo mismo con la cartista Rocío Abed, que estaba reemplazando a Ulises Quintana, también abdista.

Colorado Añetete, que había quedado con solo 18 diputados con la fuga de Marlene Ocampos y Vicente González, vuelve a sumar y queda con 20. En tanto que HC, que contaba con 25 miembros, ahora queda con 23.

Cuevas estuvo recluido por siete meses en la Agrupación Especializada y dos meses en prisión domiciliaria, en Sapucai, afrontando un proceso por enriquecimiento ilícito y declaración falsa, por irregularidades en su gestión como gobernador de Paraguarí, causa en la que están vinculados también su esposa y su hijo.

En setiembre, Cuevas había intentado reincorporarse de forma virtual a las sesiones, luego de que sea ordenado su arresto domiciliario, pero la mayoría de los diputados, de las diferentes bancadas, coincidieron en que no correspondía, porque seguía con restricciones de movilidad.

Por su parte, Quintana está imputado por tráfico de influencias y lavado de dinero vinculado al narcotráfico, en el marco del operativo Berilo.

En julio del año pasado, Quintana volvió a la Cámara Baja luego de haber estado 10 meses recluido en Viñas Cué. En noviembre, volvió a la misma penitenciaría por orden del Juzgado.

Pérdida de investidura. El pasado mes, la Comisión Escrache Ciudadano presentó un pedido de pérdida de investidura contra Miguel Cuevas, alegando que consiguió puestos a sus allegados por tráfico de influencias. No obstante, este pedido no corre por no contar con patrocinio de un diputado.