);

La directora de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles, Viviana de Egea, señaló que la reducción de muestras para COVID-19 en los últimos días se da debido a la baja asistencia en los puestos de toma. Al mismo tiempo, advirtió que existen señales de alarma con respecto a la pandemia y que la situación epidemiológica será “complicada” en enero.

En los últimos días, en el informe diario del Ministerio de Salud sobre el COVID-19 se observa una baja cantidad de tomas realizadas. La directora de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles señaló que la reducción se da debido a que muchas personas no asistieron a sus agendamientos. Asimismo, aclaró que hubo una disminución horaria en los días festivos para el personal de salud, aunque esto no incidió en gran magnitud.

“El 31 de diciembre y el 1 de enero, los horarios fueron más acortados. Los puestos de toma de muestras no han dejado de atender; por lo tanto, el escaso número de muestras responde, con mucha probabilidad, a que la gente no acudió a tomarse las muestras, no por el sistema mismo”, refirió.

Por otra parte, De Egea indicó que la situación epidemiológica sería complicada en enero. En el mismo sentido, manifestó que existen “señales de alarma”.

“Hay señales de alarma tardía, que son la ocupación de camas. Igual tenemos nuestra alarma social. Hemos visto lo que ocurrió en los balnearios. Esto no es una alarma propiamente, pero sí nos alerta que probablemente tendremos un aumento considerable de casos en las próximas semanas. No me quedaría solo con la quincena, diría que todo el mes de enero será complicado”, sostuvo.

El fin de semana pasado, en balnearios y otros lugares de recreación -como por ejemplo Encarnación- se observó aglomeración de personas, pese a que existen restricciones. Al respecto, la directora de Vigilancia de Enfermedades Transmisibles refirió que desde Salud realizan recomendaciones sanitarias, que luego se establecen en decretos, y que desde los organismos correspondientes deberían hacer cumplir las prohibiciones.

“El Ministerio de Salud no es el órgano competente para la acción. Son otras instancias las que deben tomar alguna acción, que son las de cumplimiento de las leyes. Salud solamente elabora con el Ejecutivo las recomendaciones; entonces, habría que ver la aplicación de normativas y ver qué acciones se van a tomar”, afirmó.

La médica también indicó que se debe evaluar los riesgos y beneficios sobre la habilitación de balnearios y espacios recreativos. Igualmente, resaltó que no se pretende autorizar actividades bajo presión.

“Hay mesas de trabajo en donde se ven cómo minimizar los riesgos para retomar las actividades. Más allá de cualquier recomendación sanitaria, se busca salvaguardar la salud individual y colectiva de nuestro país, no habilitar por presiones”, expresó.

Por otra parte, De Egea señaló que, pese a que se registró una gran cantidad de altas de pacientes en los hospitales, se mantiene la alta ocupación de camas, que sería del 70%.