);

El ingeniero Gerardo Blanco, consejero de Itaipú, es consciente de que la decisión de mantener la tarifa de energía depende de la postura política que se asuma. La posición brasileña es bajar la tarifa de energía.

“Evidentemente la cuestión política está presente en esta decisión. Pero yo creo que la postura paraguaya tiene suficientes sustentos para maximizar los beneficios recíprocos”, dijo. Paraguay planteó mantener la tarifa a US$ 22,60 kilowatt/mes, mientras que Brasil pidió bajar a US$ 18,95 dólares por kilowatt/mes.

El Directorio Ejecutivo de Itaipú se reunió en la semana para analizar las bases presupuestarias, pero no se logró un consenso para los gastos de explotación de la binacional de los siete componentes que integran las bases presupuestarias de la Itaipú. Sería el componente clave dentro de la estructura del costo del servicio de electricidad de Itaipú, punto en disenso para el cálculo de la tarifa 2022.

Lee más: Garantizan capacidad para retirar el 100% de energía de Itaipú para el 2023

El consejero técnico dijo que a partir del presupuesto se define el costo del servicio de electricidad, el insumo principal para la definición de la tarifa de energía. Hasta la fecha, se sigue debatiendo entre Brasil y Paraguay. Los gastos de explotación son los que se refieren a la administración, operación y funcionamiento de Itaipú, lo que incurre para cumplir compromisos técnicos, mantenimiento, de operación y laborales, según mencionó.

“El estudio de las bases presupuestarias son las líneas que integran el presupuesto de Itaipú, en función a la cual se define la tarifa. Esa base consta de componentes, de los cuales en uno no se llegó al consenso, que son los gastos de explotación que tienen que ver con la tarifa”, explicó el ingeniero en contacto con la 970 AM.

Lea más: Itaipú consensúa 6 puntos del presupuesto, pero discuerda en el principal

Brasil US$ 18,95 y Paraguay US$ 22,60

El Consejo Directivo no llegó a un consenso y las propuestas pasarán al Consejo de Administración para analizarlas en su próxima reunión. En caso de que tampoco se llegue a un acuerdo, la definición recaerá en las altas partes contratantes, representadas por las cancillerías de ambos países.

Respecto a los montos del servicio de electricidad que figuran en las propuestas presentadas, la representación brasileña pretende llevar el valor de la tarifa hacia abajo, unos US$ 18,95 dólares por kilowatt/mes y la paraguaya planteó mantener la tarifa a US$ 22,60 kilowatt/mes.