);

El vicepresidente de la República y precandidato a la Presidencia para el 2023, Hugo Velázquez, quien está en fuerte campaña para reemplazar a la fiscala general, puede allanar un meteórico ascenso de su esposa, parte del clan colgado del Estado y que adelantó aspiraciones al cargo de máxima autoridad del Ministerio Público.

Todo un clan fami­liar del vicepresi­dente Hugo Veláz­quez vive colgado de cargos públicos. Al año se destinan G. 3.379.620.283 para el pago de sus jugosos salarios y bonifi­caciones. Su esposa, hermano, hijos, hijastros y sobrinos, todos ellos ocupan impor­tantes cargos en las binacio­nales y en otras entidades del Estado.

Velázquez, quien aspira a la Presidencia de la República, está en una intensa campaña para sustituir a la fiscala gene­ral del Estado, Sandra Quiñó­nez, hecho que coincide con las declaraciones de la esposa del vicepresidente, quien manifestó en entrevista su intención de llegar al máximo cargo del Ministerio Público.

La esposa de Velázquez, Lourdes Samaniego, es fis­cala adjunta y percibe G. 20.729.496 junto con sus hijos, que forman parte del clan familiar que se asentó en la función pública.

El clan Velázquez es una ver­dadera “familia real” que se alza con remuneraciones envidiables, como el caso de la hija de Velázquez, Sonya Velázquez, funcionaria de Yacyretá, la que entre salario y bonificaciones percibió en diciembre del 2021 la suma de G. 53.778.193. Sonya ingresó a la hidroeléctrica en el 2008, año en que su papá arribó por primera vez como legislador de la Cámara Baja.

También en el 2008, Dionicio Velázquez, hijo del vicepre­sidente, se instaló como fun­cionario en Itaipú Binacional, entidad en la que permanece hasta la fecha y donde percibe G. 26.378.000.

Los hermanos de Velázquez también se hicieron camino en la función pública. Mar­tha Velázquez es asistente fis­cal en el Ministerio Público y tiene un salario de G. 7.025.477. En cuanto al her­mano Carlos Velázquez, fue nombrado solo unos meses después de que asumiera el nuevo gobierno.

Los hijastros también. Los hijos de Lourdes Samaniego son funcionarios del Banco Nacional de Fomento, del Fondo Ganadero y del Minis­terio de Agricultura. Aldo, Herit y Jorge Samaniego perciben mensualmente G. 29.400.000, 7.703.397 y 17.290.000, respectivamente.

Carmen Takamura, esposa de Jorge Samaniego, a pesar de ser nutricionista, fue desig­nada como directora de Audi­toría de la Cámara de Diputa­dos y percibe G. 13.435.800.

Héctor Velázquez, hijo del comandante y sobrino de Velázquez, fue funciona­rio de la Cámara Baja hasta el año pasado. Actualmente es concejal de Luque y tiene una remuneración de G. 13.300.000.

El interés de Velázquez por llegar a la Presidencia y su repentina preocupación por las delirantes denuncias de lavado de dinero del minis­tro Giuzzio coinciden en un contexto en que él tiene instalado a su clan fami­liar viviendo del Estado y las pretensiones de que la esposa ascienda a fiscala general del Estado.