);

La Cámara de Senadoes decidió quitrle la banca a la liberal llanista; acusada por uso indebido de influencias.

 

Tras un largo debate de más de 7 horas, la Cámara de Senado­res le bajó el pulgar definiti­vamente a la ahora ex sena­dora María Eugenia Bajac. Con un total de 40 votos a favor de la pérdida de investi­dura, la liberal llanista quedó fuera del cuerpo legislativo, incluso con los votos de sus propios colegas de bancada, encabezado por el líder de su movimiento y presidente de la Cámara Alta, el senador Blas Llano.

La ex parlamentaria fue juz­gada por sus pares, por los gra­ves hechos de uso indebido de influencias, luego de solicitar un viático de G. 12 millones al Congreso Nacional para acudir a una actividad par­lamentaria en Guatemala, denominada “Transfor­mación sobrenatural de las naciones”. Pero acabó en un evento de carácter privado y religioso en el Perú.

El titular del Senado reveló además al plenario la agenda de las activida­des de Bajac previstas en el evento organizado para el 16 al 20 de marzo, donde había varias actividades, entre ellas, una cumbre profética en un lugar lla­mado Casa de Dios Pinula. Luego tendría un servicio de adoración profética.

“El 19 de marzo, un evento abierto a todo público gua­temalteco y extranjero, un congreso profético, Trans­formando las naciones en la era de Ciro, lugar Casa de Dios Pinula. Aquí es donde quiso ir la senadora Bajac y no la agenda que presentó ella, de visita al presidente, congresistas y miembro de la Corte; esa es la realidad”, reveló Llano.

La mayoría de sus colegas le cuestionaron su irresponsa­ble acción de no respetar la cuarentena a su retorno del Perú, cuando se sabía que varias personas en ese país ya eran portadores del coronavi­rus. En ese sentido, la senadora Georgia Arrúa (PPQ) mencionó que su colega pre­tendió engañar no solo a la Cámara, sino a la sociedad, al presentar datos falsos sobre su viaje al Perú.

“Ella fue una imprudente, acaso creemos que porque tenemos un cargo seremos inmunes a la enfermedad. Expuso la vida de la gente; es demasiado grave que pre­sente una declaración jurada con datos falsos; nos pretende engañar al decir que devol­vió el dinero; quiso tapar de una manera tonta, ella hizo uso indebido de influencias”, sentenció.

A su turno, la ex senadora Bajac pidió perdón a sus colegas por exponerles al virus, pero aseguró que lo hizo sin intención, ya que no presentó síntomas que le hicieran sospechar de ser portadora. En cuanto a los otros puntos, no reconoció que hizo uso indebido de su investidura, al solicitar viá­tico y pasajes para un evento de carácter privado.