);

La senadora liberal se deslindó de todo tipo responsabilidad. La Fiscalía la imputó por violar la cuarentena, y por usar dinero público con fines privados.

 

A través de sendos comunicados emiti­dos en redes sociales, la senadora liberal llanista, María Eugenia Bajac, busca a toda costa deslindar toda res­ponsabilidad de las causas por las que está imputada a nivel penal, y duramente cuestio­nada en el ámbito legislativo y ciudadano. La legisladora se defiende y asegura que no hay causales para la pérdida de investidura, y ni menciona la idea de renunciar como le sugirió el presidente del Senado, Blas Llano

Asegura en todo momento, que no utilizó recursos del Estado, para realizar un viaje al Perú, donde participó de una actividad religiosa de índole personal. Señala que no usó tampoco sus influen­cias para obtener dinero del Estado para acudir al evento religioso, si bien reconoce que realizó un pedido de viático para una misión que tenía pos­terior a este evento, pero en Guatemala.

“He comunicado por escrito ambos viajes al presidente (Blas Llano), nunca cambié el itinerario de vuelo usando mi influencia de senadora, como intentaron instalar algunos. El viaje oficial a Guatemala siempre estuvo previsto, y fue suspendido por el ingreso del COVID-19 en ese país. He devuelto en tiempo y forma la tota­lidad del viático, por tanto, no existe causal de pérdida de investidura”, concluye su extenso comunicado.