);

Joe Biden asumirá como el 46º presidente de Estados Unidos este miércoles en Washington, que tendrá su punto alto al mediodía, cuando jure en el Capitolio.

Las autoridades exhortaron a los residentes de la capital –ocupada por 20.000 efectivos de las guardias nacionales– a quedarse en casa para seguir virtualmente la ceremonia de toma de posesión para no correr riesgos con la epidemia de covid-19. El otro gran ausente de las ceremonias será el propio presidente saliente Donald Trump. Cuando Biden preste juramento, habrá dejado Washington, rompiendo la tradición de una transferencia de poder pacífica y cortés. A diferencia de él, sí estará presente el vicepresidente Mike Pence.

El presidente electo, de 78 años, y su esposa Jill pasaron la noche del martes en la Blair House, la residencia oficial para los invitados extranjeros del presidente de Estados Unidos, situada frente a la Casa Blanca en los alrededores de la plaza Lafayette. Esta mañana, Biden asistirá a una misa en la catedral de San Mateo, patrono de los funcionarios, en Washington. Católico practicante, el mandatario electo invitó a los líderes del Congreso a que lo acompañen.

JURAMENTO

El presidente electo llegará en caravana al Capitolio para la ceremonia de investidura que comenzará a las 11:00 locales (16:00 GMT) en un escenario montado frente a la vasta explanada del “National Mall”. La estrella pop Lady Gaga entonará el himno nacional y su colega Jennifer López brindará un “espectáculo musical”. Biden y su vicepresidenta, Kamala Harris, jurarán sus cargos desde las 12:00 locales (17:00 GMT) y luego el ya presidente ofrecerá su discurso inaugural, en el que expresará su visión para “vencer la pandemia, reconstruir, unificar y sanar la nación”, de acuerdo al comité organizador.

A primera hora de la tarde, Biden viajará al Cementerio Nacional de Arlington, no muy lejos del Capitolio, para depositar una ofrenda floral en la tumba del Soldado Desconocido, junto con los ex presidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton y sus esposas. Regresará en caravana hacia la Casa Blanca. El convoy debe detenerse a unas decenas de metros de la Casa Blanca para que Biden ingrese a pie, rodeado de una escolta militar. Se espera que poco después firme sus primeros decretos presidenciales.

COMO DESPEDIDA, 100 INDULTOS

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, comenzó el martes su última jornada completa en la Casa Blanca con una larga lista de indultos bajo el brazo, horas antes de ausentarse de la toma de posesión de su sucesor, el demócrata Joe Biden. De acuerdo con CNN y otros medios estadounidenses, Trump tiene una lista de unas 100 personas a las que indultará. Se espera que en la lista figuren, según informó el diario The New York Times, una mezcla de criminales de cuello blanco y personas cuyos casos han sido defendidos por activistas de la justicia. Los indultos más controvertidos que se barajan son para personas como Edward Snowden, Julian Assange y Stephen Bannon, el influyente asesor de Trump. Si Trump llegara a indultarse a sí mismo o a su familia, algo que no se espera que suceda, según las últimas informaciones de medios locales, es probable que crezca la ira entre los republicanos que lo apoyaron en el primer “impeachment” en el Senado, donde en breve volverán a votar en un nuevo juicio político contra él.