);

El río Paraguay presenta un importante descenso en el nivel de sus aguas,  el más bajo registrado en los últimos 5 años, situación que supone un riesgo para la salud. La Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) declaró la emergencia hidrológica.

La situación podría empeorar con altas temperaturas, ya que puede contribuir a la aparición de cianobacterias que pueden afectar a los animales y humanos.

Desde la Dirección General de Vigilancia de la Salud, del Ministerio de Salud Pública, ante este escenario recomienda no bajar la guardia e intensificar los controles ambientales en los domicilios y lugares de trabajo, mediante la eliminación diaria de criaderos del Aedes, hacer uso de elementos de protección para prevenir la picadura de mosquitos, aplicación de repelente para actividades al exterior y mosquitero para dormir, además de consultas oportunas ante fiebre, sarpullido u otro síntoma de enfermedad.

Con relación al uso de aguas recreativas es importante verificar que el sitio cuente con la habilitación correspondiente.