);

Si bien el Poder Ejecu­tivo tenía 15 días para evaluar la designa­ción del senador liberal Víc­tor Ríos como ministro de la Corte Suprema de Justi­cia (CSJ), el presidente de la República, Mario Abdo, no titubeó en firmar de forma inmediata el acuerdo consti­tucional y oficializó la desig­nación del político liberal como miembro de la máxima instancia judicial, pese al masivo rechazo de diversos sectores de la sociedad, reem­plazando así a Gladys Ester Bareiro de Módica, quien falleció en agosto pasado

En horas de la mañana (ayer), tras cuatro horas de debate y muchos cuestionamientos, el pleno del Senado cumplió con el acuerdo entre la oposición y el oficialismo, y designó al sena­dor Ríos como nuevo ministro de la Corte Suprema. El legis­lador del Partido Liberal Radi­cal Auténtico (PLRA) obtuvo 33 votos. La designación se comu­nicó al Poder Ejecutivo para el acuerdo constitucional.

El aplastante acuerdo visto ayer en el Senado permitió que los otros dos integrantes de la terna apenas llegaran a 7 votos; por un lado Alma Méndez solo obtuvo 3 votos y Gustavo Ocampos logró 4 votos. El senador Salyn Buzarquis fue el encargado de mocionar el nombre de Víctor Ríos, de la terna para su desig­nación, argumentando que su colega cumple con todas las con­diciones para ocupar un lugar en la máxima instancia judi­cial. “Es una candidatura que polariza, nunca he visto tanta polarización y debate en ningún caso. El ciudadano Víctor Ríos se presentó, concursó, reúne los requisitos, paso a paso fue cumpliendo todos los requisi­tos y fue designado por mayo­ría absoluta, casi unánime en el Consejo de la Magistratura”, afirmó.

El debate fue bastante extenso y caldeado en par­tes, no faltaron los que defendieron a capa y espada que se trató de un proceso legal y constitucional la integración de la terna rea­lizada por el consejo, como la senadora Desirée Masi. También se dieron postu­ras contrarias como la de la senadora Zulma Gómez, quien criticó y dijo que no se discute la ilegalidad o la inconstitucionalidad del proceso de designación de Ríos, sino los acuerdos polí­ticos que se dieron en el Senado.

Se aguarda ahora que el presidente del Senado, Óscar Salomón, convoque al plenario de la Cámara Alta a una sesión extraordinaria para aceptar primeramente la renuncia del legislador liberal a su banca como sena­dor, y convocar a su suplente. También debe convocar a una sesión extraordinaria de representantes de ambas cámaras a realizarse en el salón bicameral para la correspondiente toma de juramento del nuevo minis­tro de la Corte