);

Hoy, Jair Bolsonaro le traspasará la presidencia del MERCOSUR a Mario Abdo. El último encuentro entre ambos mandatarios había sido a mitad de año, con la firma secreta del Acta Bilateral Energética. La misma, al ser calificada de “entreguista”, se anuló  ¿Vuelve a correr peligro Itaipú?

En medio de estallido social y político Latinoamericano, Paraguay asume la presidencia pro tempore del Mercado Común del Sur (Mercosur), correspondiente al ejercicio del primer semestre del 2020. La 55ª Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur y Asociados, se desarrolla en el municipio de Bento Gonçalves, estado de Río Grande del Sur  (Brasil).

Abdo y Bolsonaro aprovecharán el encuentro para hablar sobre renegociación del Tratado Itaipú 2023; el cual trae  preocupación ciudadana – y de diferentes sectores políticos- porque pone en jaque los intereses y la soberanía de Paraguay. Se teme que el Primer Mandatario ceda ante pedidos de su par brasileño, como lo hizo en la firma del acuerdo energético firmado en Mayo.

En relación al tema, el titular del PRLA dijo – en entrevista para ABC- : “Mario Abdo le está engañando al pueblo paraguayo. Pretende comunicar una supuesta política energética que no existe. Dice que tiene una comisión asesora de notables que no solamente no ha producido nada, sino que, según uno de los integrantes que renunció (Ricardo Rodríguez Silvero) es un “timbre de panteón”, porque nadie responde a nada. Es decir, no existe, es una cortina de humo más del Gobierno”.

Además, Alegre apuntó que “el Gobierno no está entendiendo lo que pasa en la región. Una de las razones por las cuales pudo haberse originado la crisis chilena, colombiana y ecuatoriana es el tema energético”. Y, recordó que el Acta Bilateral firmada de manera secreta el 24 de mayo, lo puso al pie del aviso de un juicio político. “Se salvó por dos minutos”, expresó el legislador.

Lo cierto es que el Acta Bilateral, al hacerse pública, sumió al Jefe de Estado paraguayo en la mayor crisis de su gestión, la cual por poco termina en juicio político.

Ahora, tanto desde el PRLA, como de diversos sectores sociales y políticos reclaman una renegociación justa del tratao de Itaipú.

En la actualidad, el mismo establece que Paraguay está obligado a vender su excedente de energía a Brasil a cambio de una compensación fija, que hoy en día asciende a US$350 millones al año.  Además, la mayor parte de energía producida por la hidroeléctrica va para Brasil; otro de los puntos que también se pretende renegociar.

Por último, Alegre señala  que, paralelamente a la renegociación del Anexo C y del Tratado, debe crearse las condiciones necesarias para la captación de inversiones, nacionales y extranjeras, atraídas porque el país tiene energía abundante y a tarifas competitivas. “Yo estoy convencido de que la causa de la pobreza del país es no haber utilizado nuestra energía para nuestro desarrollo; pero a estamos a tiempo para tener una política que no solamente resuelva el problema del precio justo y de la libre disponibilidad, sino que implique una política desarrollista de nuestra energía.”, finalizó.

Además del tema Itaipú 20203, el Gobierno paraguayo va con la misión de concluir un acuerdo automotriz con Brasil para que la producción local no se someta al arancel extra del Mercosur, una cuestión pendiente de resolución desde mediados de este año.