);
A pesar de los colapsos y la falencia, el Jefe de Estado alardeó sobre el sistema de salud pública del país.
Para el presidente Mario Abdo Benítez el Paraguay tiene uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo. El halago presidencial se da en momentos en que los hospitales están sin insumos, según las denuncias, y abarrotados de pacientes a los que suman las movilizaciones de enfermeros reclamando al Gobierno mejorar el sistema de atención ante la crisis por la pandemia.

Las afirmaciones del presidente fueron vertidas en el momento que brindó una conferencia de prensa en Palacio de Gobierno para anunciar la firma del decreto que establece la obligatoriedad del uso de mascarillas y la ley de acceso a las vacunas contra el Covid-19.

Abdo comenzó agradeciendo a todo el personal de blanco que está haciendo una tarea titánica. “Tengo seguramente como muchos de ustedes, muchos relatos de experiencias vividas por compatriotas que han pasado por el difícil momento de enfrentar este virus”, aseveró el mandatario en su alocución en Casa de Gobierno. Destacó la calidez y el trato humano así como la idoneidad y el profesionalismo que han demostrado los profesionales de la salud de quienes dijo que siempre tuvieron esa vocación y con mas énfasis en este tiempo de crisis.

“Paraguay tiene uno de los mejores sistemas de salud del mundo en términos de calidad y de compromiso de los trabajadores de blanco con esa vocación de salvar vidas que tiene el trabajador médico y de blanco. Hoy sé que están cansados y saturados”, admitió no obstante el mandatario.

Agregó que “todos estamos indignados porque vemos tantos esfuerzos y algunos sectores de la sociedad no asumen con la misma responsabilidad como los médicos y enfermeros”.

prueba de fuego. El presidente y el ministro Julio Mazzoleni reciben duros cuestionamientos por la falta de capacidad para administrar la crisis de la pandemia para fortalecer el sistema de salud.

Los enfermeros del Hospital de Clínicas se movilizaron y exigen al Congreso la interpelación del ministro de Salud por la desesperante falta de insumos y medicamentos en los hospitales. Un gran porcentaje de los recursos dentro de la emergencia sanitaria no se ejecutaron.

La pandemia desnudó los esquemas montados para que un grupo se embolsara con el dinero público. Hasta ahora hay impunidad porque no avanzaron las investigaciones a nivel de la Fiscalía.

En las compras públicas lo que se cuestiona es que se priorizó a firmas de maletín antes que a la industria.

La Comisión Especial de investigación que se creó durante la cuarentena y que estuvo encabezada por Arnaldo Giuzzio y René Fernández se desinfló completamente tras dar su golpe mediático sin hacer un seguimiento de las investigaciones congeladas en la justicia.

Abdo se limitó a señalar que espera que el esfuerzo del personal de blanco se convierta en responsabilidad y compromiso de la población. “En las actividades sociales es donde mas riesgo asumimos para que haya la propagación del virus en los eventos que generan relajo por parte de la ciudadanía. De repente vemos caras familiares de nuestros amigos que parecen que no hay riesgo, porque son amigos. Hay riesgo. Este virus sigue siendo contagioso y matando gente y un peligro para nuestro sistema de salud”, sostuvo.

Finalmente insistió en que hay que estar orgullosos de ese recurso tan valioso que son los trabajadores de salud que están diariamente salvando vidas y que han demostrado en un momento difícil ese gran gesto humanitario.

Paraguay tiene uno de los mejores sistemas de salud del mundo en término de calidad y de compromiso.
Mario Abdo Benítez,
presidente de la República.